Elecciones 2019

Cerca de la extinción: qué “barones” bonaerenses se retiran y cuáles van por su última reelección

Muy pocos están dispuestos a irse a su casa en diciembre. En 2019 será el último año que podrán ser electos por dos períodos consecutivos

domingo 23 de junio de 2019 - 11:30 am

El 90 por ciento de los intendentes de la provincia de Buenos Aires se inscribieron para competir por un nuevo mandato y el 10% restante quedaron anoche fuera de la carrera por un nuevo período en el Ejecutivo.

Según detalla el diario La Nación, solo 13 de los 135 jefes comunales bonaerenses en función no se anotaban como candidato a renovar la jefatura del municipio.

Muy pocos están dispuestos a irse a su casa en diciembre y la idea primordial de los alcaldes salientes era competir por una banca en alguna de las dos cámaras del Poder Legislativo.

La reelección de los alcaldes es la regla pese a que está vigente una ley que limita su permanencia en el poder por más de dos períodos consecutivos. La norma fue aprobada por la Legislatura en 2016.

Fijó el período actual como el primer mandato. Es decir que todos los alcaldes están aptos para competir por un nuevo período. Recién en 2023 se verá forzada una amplia renovación en los 135 municipios de esta provincia, la más grande del país.

Por ahora, la mayoría de los intendentes quieren quedarse en su puesto. En Cambiemos, 63 de los 69 alcaldes buscarán la reelección, a excepción de los de Coronel Suárez (Carlos Palacio), Coronel Pringles (Carlos Aníbal Berterret), General Guido (Aníbal Loubet), San Nicolás (Ismael Pasaglia proponía anoche a su hijo), Luján (Oscar Luciani) y Adolfo Alsina (David Hirtz).

En el Frente de Todos, 59 de los 66 alcaldes también buscarán renovar su mandato. Los pocos que parecían dispuestos a deponer su renovación buscaban competir por un lugar en el Poder Legislativo, como el alcalde de San Antonio de Areco, Francisco Durañona, y de Capitán Sarmiento, Francisco Ostoich. O los casos de Alberto Descalzo, de Ituzaingó, y Luis Andreotti, de San Fernando.

Los que se retiran y los que vuelven

Respecto de otros dirigentes, el límite legal hacia la reelección indefinida adelantó sus planes de salida. Es el caso de Aníbal “Quique” Loubet (UCR), quien obtuvo por primera vez la intendencia de General Guido en 1991. “He tomado la decisión después de 28 años de gestión dar un paso al costado. Retirarme de la actividad de la gestión, pero seguiré trabajando codo a codo con mi partido”, sostuvo el jefe comunal de 67 años e integrante de “Juntos por el Cambio”.

Otro de los que se despide de la gestión comunal es Alberto Conocchiari, de Leandro N. Alem. Después de cinco mandatos, el intendente aseguró que su decisión se funda por motivos de salud y ungió al concejal Carlos Ferraris como su sucesor. Como muchos, Conocchiari buscaba como alternativa posicionarse en el armado de listas de la Legislatura bonaerense.

En igual medida, la tradición familiar logra perforar los límites legales en el Partido de la Costa, donde el peronista Juan de Jesús gobernó dieciséis años y su hijo, Juan Pablo, buscará ser reelecto este año por cuarta vez consecutiva, alcanzando la misma cifra. En 2023 se cumplirán 32 años de poder parental, aunque en períodos distintos.

El otro nombre fuerte que puso en marcha su operativo retorno es Fernando Espinoza, de La Matanza. Después del interregno de Verónica Magario, que fue ungida como compañera de fórmula de Axel Kicillof para las elecciones a gobernador en la Provincia de Buenos Aires, Espinoza tiene el dispositivo justicialista aceitado para volver a imponerse en las elecciones municipales. Distrito históricamente alineado con el PJ, todo indica que una mayoría del casi millón de electores que lo habitan volverá a respaldarlo.

En tanto el ahora intendente de Berazategui, Patricio Mussi, dejará el puesto para apoyar a su padre, Juan José Mussi, como candidato en la jefatura de ese municipio. Un enroque a la inversa al que se dio en 2010, cuando el hijo reemplazó al padre.

COMENTARIOS