Salud

Cistitis: cuáles son las causas y los hábitos para prevenirla

El estilo de vida y algunos cuidados básicos son determinantes para evitar este tipo de infecciones

viernes 21 de junio de 2019 - 7:13 am

Podés prevenir la cistitis cambiando algunos hábitos rutinarios. El estilo de vida y algunos cuidados básicos son determinantes para evitar este tipo de infecciones.

Con la llegada del verano sobre todo, somos más propensos a padecer infecciones urinarias. La cistitis es una afección de las vías urinarias que da lugar a situaciones incómodas que dificultan la realización de nuestras actividades cotidianas por la necesidad imperiosa que existe de ir al baño constantemente, además del ardor que se produce al orinar.

El término médico hace referencia a la inflamación de la vejiga causada, en la mayoría de las ocasiones, por una infección microbiana. Parece ser una problemática típicamente femenina, pues el porcentaje de mujeres afectadas es sin duda mucho más alto que el de hombres.

Los síntomas pueden variar en función de la severidad. Sin embargo, con frecuencia se dan algunas manifestaciones clínicas generales:

– Necesidad imperiosa y constante de orinar

– Sensación de ardor al orinar

– Orinar frecuentemente y poco volumen

– Orina de coloración turbia y olor desagradable

– Molestias alrededor de la pelvis

– Sensación de presión en la parte baja del abdomen

– Pueden aparecer picos febriles

Acudí al médico si existe: Dolor en la espalda, fiebre y escalofríos, náuseas y vómitos y hematuria o sangre en orina.

¿Por qué se produce?

En función del factor desencadenante, la cistitis puede ser clasificada en:

Bacteriana

Es la causa más frecuente. Se da cuando bacterias que se encuentran normalmente fuera de las vías urinarias ingresan en ellas a través de la uretra. En la mayoría la bacteria causante es Escherichia coli (E. Coli), por ejemplo, tras haber mantenido relaciones sexuales.

No infecciosa

Existen también factores no infecciosos que pueden hacer que se inflame la vejiga:

– Cistitis intersticial o crónica: también conocida como “síndrome de vejiga dolorosa”. La afección puede ser difícil de diagnosticar y tratar.

– Medicamentos: Los quimioterápicos como la ciclofosfamida e ifosfamida, pueden producir inflamación de la vejiga cuando sus metabolitos son expulsados del organismo.

– Productos químicos: Aparece como consecuencia de hipersensibilidad a sustancias químicas presentes en baños de espuma, aerosoles de higiene íntima femenina o geles espermicidas.

– Cuerpos extraños: el uso prolongado de un catéter o sondas vesicales puede originar daños en el tejido de la vejiga y dar lugar a infecciones bacterianas.

– Otras afecciones: se da cuando aparece como una complicación de otros trastornos, como la diabetes, los cálculos renales, el agrandamiento de la próstata o las lesiones de la médula espinal.

El tratamiento se basa fundamentalmente en la administración de antibióticos, aunque también existen algunos remedios naturales para aliviar los molestos síntomas.

Cambios en tus hábitos diarios para prevenirla

– Se ha demostrado que además de tener una potente acción antioxidante, el arándano rojo ayuda a la prevención de infecciones urinarias.

– Bebé abundante líquido, preferiblemente agua. Ayuda a arrastrar bacterias presentes en la vejiga y arrastrarlas en la orina.

– Oriná con frecuencia; no retrases ir al baño cuando sientas la necesidad.

– No permanezcas mucho tiempo con la ropa mojada cuando vuelvas de la playa o la pileta.

– Secate de adelante hacia atrás después de evacuar. Esto evita que las bacterias de la región anal se extiendan a la vagina y consiguientemente, la aparición de infecciones.

– Lavá suavemente la piel que rodea la vagina y el ano. Evitá jabones agresivos para no irritar la zona.

– Intentá vaciar la vejiga lo antes posible después de mantener relaciones sexuales. Esto ayuda a eliminar las posibles bacterias.

– Evitá el uso de desodorantes en aerosol o productos femeninos en la zona genital ya que pueden resultar irritantes.

– Mantené una alimentación equilbrada que proteja tu vejiga frente a infecciones.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS