Salud

Los efectos del cigarrillo en cada parte del cuerpo

Cómo repercute negativamente este hábito en el funcionamiento de nuestros órganos

jueves 20 de junio de 2019 - 7:17 am

Además de los daños más conocidos a la salud que causa el cigarrillo, como cansancio y falta de aire, el humo también afecta a la mayoría de los órganos de nuestro cuerpo. Descubrí cómo ocurre esa destrucción silenciosa.

En el cerebro

Un estudio de la Universidad King’s College London sobre el cigarro constató que los fumadores tienen más dificultades para concentrarse, pensar y memorizar que los no fumadores. Es decir, causa una grave degeneración cognitiva.

En el corazón y los vasos sanguíneos

En cuanto al sistema circulatorio, el hábito tiene serias repercusiones:

Infarto

Aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, como el infarto agudo al miocardio. Este vicio es responsable de más del 40% de las muertes relacionadas a problemas cardíacos, entre personas de hasta 65 años. Además, la nicotina favorece el taponamiento arterial, que es una de las principales causas de infarto y AVC.

Gangrena

El taponamiento de venas y arterias también puede desencadenar cuadros de salud peligrosos, como la Enfermedad de Buerger. Este mal ocurre cuando existe un déficit de circulación por mucho tiempo en alguna extremidad del cuerpo, causando necrosis y, por consecuencia, la necesidad de amputar el miembro.

Aneurisma de la aorta

Otra enfermedad es la dilatación de la principal arteria de nuestro organismo: la aorta. Se agrava aún más si es que la arteria se rompe, lo que provoca hemorragia interna y puede llevar a la muerte.

Colesterol

El cigarro causa trastornos en los vasos sanguíneos, dejándolos predispuestos a acumular grasas y alterando los niveles de colesterol. La disminución del colesterol bueno y el aumento del malo contribuyen al taponamiento de las arterias, lo que hace de los tabaquistas víctimas usuales de infartos.

Sistema digestivo

El proceso de la digestión comienza en la boca, continúa en el estómago y termina en el recto. Todos los órganos de este sistema pueden verse dañados.

En los dientes

Lo químicos presentes en el cigarro reaccionan con la composición de los dientes, dejándolos amarillentos y sin brillo. Además, hay más probabilidades de desarrollar halitosis y otras enfermedades en la boca.

Úlceras

El sabor del cigarro aumenta la producción de ácido clorhídrico, lo que facilita infecciones y úlceras gástricas, que son heridas muy dolorosas que afectan al estómago, esófago o intestino delgado.

Digestión más lenta y reflujo

Esto ocurre debido a la reducción de la contracción de este órgano, además de que debilita la válvula que impide que el jugo gástrico pase al esófago, causando el reflujo gastroesofágico, un disturbio que suele estar acompañado de acidez y problemas digestivos.

Cáncer de garganta

Las sustancias tóxicas son altamente peligrosas y pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de garganta, boca, laringe y demás partes del sistema digestivo superior.

Además, al entrar en contacto con el humo caliente, la mucosa acelera la producción celular, lo que aumenta aún más el riesgo de tumores.

Sistema óseo

Osteoporosis

Las sustancias agresivas causan la pérdida de masa ósea y, por consecuencia, osteoporosis. Esta enfermedad se caracteriza por debilitar los huesos y dejarlos más propensos a sufrir fracturas.

Piel

Al ser el órgano más extenso de nuestro cuerpo, también sufre un gran daño.

Envejece

Disminuye la producción de colágeno, obstruye el paso de la sangre y causa envejecimiento precoz.

Pulmones

Son los órganos que sufren mayores afectaciones. El de un fumador es notoriamente diferente empezando por su coloración: en vez de tener un aspecto rojizo y saludable, el tejido de un órgano enfermo se ve oscurecido y con cicatrices.

EPOC: Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Es una condición caracterizada por alteraciones en el árbol bronquial que obstaculizan el paso del aire y provocan dificultades para respirar. 90% de los casos ocurren en fumadores.

Cáncer de pulmón

Los beneficios de dejar este mal hábito aumentan a medida que pasa el tiempo: en 5 años, la probabilidad de muerte por este cáncer cae de 90% a menos de 50%.

Riñones y páncreas

Esto sucede debido a la presencia de compuestos químicos dañinos a la salud humana, como el cadmio, sustancia utilizada en extintores de incendio y reactores nucleares.

Vida sexual

La sexualidad también se puede ver afectada tanto en hombres como en mujeres. Esto repercute en la relación con la pareja y en la posibilidad de procreación.

Disfunción eréctil

Los hombres presentan mayores probabilidades de sufrir esta dificultad o imposibilidad de mantener una erección. Esto ocurre debido a que la sangre requiere un esfuerzo mucho más grande para llegar al pene del tabaquista, cuyas arterias se han estrechado por culpa de la nicotina.

Infertilidad

Alas mujeres que fuman les es mucho más difícil embarazarse debido a la concentración de nicotina en los ovarios, lo que perjudica la fecundación.

Embarazo

Como la madre y el bebé comparten la misma circulación sanguínea, fumar durante el embarazo hace mal porque expone al feto a las sustancias nocivas del cigarro, además de que perjudica el envío de oxígeno, vitaminas y minerales a este.

Por lo tanto, el uso de esta droga en esta etapa resulta en el aumento del riesgo de diversos problemas, como placenta previa, desprendimiento de la placenta, hemorragia, bajo peso al nacer, aborto espontáneo, mala formación fetal y la muerte de madre e hijo.

Fuente: Vix

COMENTARIOS