River Plate

Gallardo recargado: el equipo de la década del 90, su continuidad en el club y una anécdota con Biscay

El técnico de River dio una charla a raíz de su segundo libro biográfico, escrito por el periodista Diego Borinsky

miércoles 12 de junio de 2019 - 10:29 pm

Con motivo de la presentación de Gallardo Recargado, el segundo libro biográfico del entrenador de River escrito por el periodista Diego Borinsky, el Muñeco brindó una charla en la que se mostró distendido y habló de varios temas.

Erigido como uno de los ídolos más importantes del club, Gallardo fue modesto respecto a su ciclo y su futuro. “No me gustaría por el sólo hecho de haber sido el entrenador que logró todo lo que logró de perpetuarme en el lugar, que por eso me soporten. No me gusta, no lo quiero y no lo siento”, dijo en relación a los balances anuales.

Sobre los logros que consiguió, marcados por equipos con mucho carácter en partidos claves, el técnico los comparó con los planteles que integró como jugador en el Millonario en la década del 90.

“Me parecía que en los 90, River tenía grandísimos jugadores y equipos, que lograron torneos locales, una sola Libertadores, y siempre pensaba que fue una época que debía haberse aprovechado mejor a nivel internacional. Me quedó eso mucho tiempo rebotando, y cuando llegué acá entendí que para jugar ciertas competencias había que generar un plus mental, eso que yo creía que le faltaba a esa generación. Trabajé mucho mentalmente para lograr e impregnar una fortaleza anímica fuerte”, contó con detalles.

Por último, se permitió contar una anécdota con Matías Biscay, su amigo de toda la vida y ayudante de campo, en la que jugaron un picado contra unos brasileños en San Pablo y terminaron peleándose a golpes de puño.

“Éramos 5 contra 5 y empezaron a sumarse más brasileños, terminamos siendo 15 contra 15. Nosotros jugábamos con brasileños también, y el partido se puso picante, bastante áspero. Se empezó a poner pierna fuerte, Matías pegó una patada bastante fuerte y los rivales siguieron jugando. En cuanto le pegaron a uno de los nuestros, un amigo saltó, tuvo la peor idea tirar una trompada. Hasta los que jugaban con nostros nos pegaron, eran 25 contra 5 y no fue muy favorable para nosotros…”, recordó con un sabor a derrota.

COMENTARIOS