Alimentación

Cómo comer afuera de manera saludable

Qué conviene consumir y cómo controlar los excesos

sábado 15 de junio de 2019 - 7:29 am

Las elecciones que se hacen en un restaurante y el autocontrol serán determinantes para evitar los kilos de más y recibir las vitaminas y nutrientes diarios que necesitamos para gozar de una buena salud.

Si los excesos son puntuales, no tiene por qué desequilibrarnos, sobre todo si se puede compensar con una comida ligera al día siguiente, pero si son habituales, se puede producir un aumento de peso o una alteración de parámetros bioquímicos relacionados con el estado nutricional. El colesterol sanguíneo, la glucemia y los triglicéridos pueden desembocar en problemas de salud graves como enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes.

Cómo elegir lo que comemos

Estas son las opciones más saludables cuando tenemos que hacer muchas comidas fuera:

– Entrada: platos tipo ensaladas, verduras o sopas. A veces puede resultar una buena opción comer dos primeros platos, porque lo normal es que sean los segundos los que más calorías aportan en el menú.

– Segundos: elegir platos ligeros, cocinados a la plancha, sin salsas y acompañados de guarniciones como ensaladas o verduras.

– Para beber, siempre elegir agua y de postre, fruta.

Las salidas nocturnas muchas veces están asociadas con comer en exceso, beber más alcohol, refrescos o tomar dulces de postre. Durante la cena se puede tomar una copa de vino tinto o una cerveza, pero, si puede ser, después se elegirá agua. Si las entradas son muy ricas en calorías, como fritos (croquetas), embutidos o ensala rusa, lo mejor es elegir segundos platos menos calóricos, como un pescado a la plancha con una guarnición de verduras. Respecto al postre, saltárselo siempre que se pueda, pero, si no lo hacemos, lo ideal es comer una porción lo más pequeña posible o elegir alguno que esté elaborado con fruta.

Otros consejos generales para estas ocasiones:

– Antes de salir, elegir restaurantes con opciones de menú saludable.

– No llegar con mucha sensación de hambre a la cena.

– Elegir alimentos simples en lugar de aquellos que contengan muchos ingredientes.

– Acompañar el plato elegido de una guarnición sencilla (por ejemplo, papa asada en vez de frita, aderezo de aceite de oliva y vinagreta en lugar de salsas de queso). Si pedimos aderezos de salsa, pedir que nos las sirvan aparte y no encima de los alimentos.

– Pedir raciones pequeñas de un plato principal.

– En el caso de elegir algún capricho, como el postre, compartirlo.

No podemos compensar los excesos con el deporte. Es un complemento necesario de la alimentación sana para llevar una vida saludable, y alguna vez se puede utilizar como método para compensar algún exceso puntual, pero lo ideal es fomentar la alimentación saludable acompañada de la práctica diaria de actividad física.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS