Salud

Diferencias entre respirar por la nariz y por la boca

Por qué lo primero beneficia a nuestro organismo

domingo 9 de junio de 2019 - 7:55 am

La respiración nasal tiene grandes beneficios para el cuerpo. A diferencia de la respiración por la boca, aumenta la circulación, eleva los niveles de oxígeno en la sangre y el dióxido de carbono, disminuye la frecuencia respiratoria y mejorando los volúmenes pulmonares generales, entre otros.

Si la respiración nasal no es posible, debido a que la nariz está congestionada u obstruida, por ejemplo, el aire fluye a través de la boca abierta, pasa entre la lengua y el paladar, penetra en la garganta y continúa hacia los pulmones a través de la tráquea. Esto se llama respiración bucal. Pero, ¿por qué es mejor por la nariz?

A través de ella produce óxido nítrico (NO) en los senos paranasales. Este gas dilata los vasos sanguíneos, que también pueden regular la presión arterial. Los beneficios la respiración nasal son importantes para todo el organismo.

1. Protección y limpieza contra partículas extrañas y patógenos

El interior de la nariz, es decir, las fosas nasales y los cornetes nasales, están revestidos con una membrana mucosa muy especial, que tiene muchos pelitos microscópicamente pequeños llamados cilios. Estos protegen el flujo de aire inhalado de la penetración de partículas extrañas como polvo y partículas impuras, pero también gérmenes y patógenos.

Además, proteínas especiales y diversas enzimas se producen en la membrana mucosa. Apoyan la función protectora y sirven como sistema de defensa del organismo.

2. La nariz modula la temperatura del aire que respiramos

La membrana mucosa nasal lleva el aire casi a la temperatura corporal (alrededor de 34 grados centígrados) y lo hidrata al mismo tiempo. Incluso a temperaturas exteriores de -10 grados centígrados, el aire alcanza más de 30 grados hasta que alcanza los pulmones.

Por el contrario, el aire extremadamente caliente y seco que respiramos se enfría a medida que fluye por la nariz y se enriquece con la humedad.

3. La respiración nasal brinda una mejor oxigenación

Conduce a una saturación de oxígeno de la sangre de 10 a 15 por ciento más alta. Esto significa que nuestra sangre se oxigena más y que los órganos reciben mejor oxigenación.

Por lo tanto, más oxígeno puede ser absorbido en la sangre y transportado a los órganos. También relaja los músculos respiratorios e inhibe la inflamación.

4. Los ronquidos disminuyen

Los problemas para respirar por la nariz pueden provocar problemas de ronquidos. Si está obstruida o mal colocada, por ejemplo, por un resfriado o una característica anatómica como pólipos nasales o tabique desviado se presentará una sobrecarga en las vías respiratorias dificultando la tarea de inhalar y exhalar, y dando como resultado, en muchos casos, la aparición de los ronquidos.

Si hay problemas para respirar por la nariz durante el sueño, el cuerpo cambia inconscientemente a la respiración bucal. A su vez, esto promueve el ronquido oral, una forma de ronquido en la que el flujo de aire que se respira hace que el tejido del paladar vibre.

Fuente: La vida lúcida

COMENTARIOS