Policiales

El pediatra del Garrahan acusado de pedofilia empezó a escribir un libro en Ezeiza

Quienes lo han visitado en Ezeiza aseguran que el médico detenido "no tiene real dimensión de lo que está pasando afuera, desconociendo que es tildado como un monstruo"

viernes 7 de junio de 2019 - 7:17 pm

A diez días de su detención, el pediatra Ricardo Russo, acusado de tenencia, facilitación y distribución de pornografía infantil, finalmente habló desde Ezeiza, del Hospital Penitenciario Central, sobre los cargos en su contra.

Aunque "sigue medicado y en un sector de cuidados especiales", según señalaron desde el Servicio Penitenciario a Clarín, "cambió para mejor, está optimista, confiado en su verdad".

Russo se encuentra encerrado en un lugar tranquilo, aislado de los pabellones comunes, "tiene una camita, duerme de a ratos, cuenta con baño para él solo, una ducha con agua caliente, y está comiendo mejor", dice la misma fuente del entorno del jefe de Reumatología Pediátrica del Garrahan.

Russo ahora asegura que está lejos de las acusaciones que lo tildan de facilitador y distribuidor de pornografía infantil: "Yo no soy ningún pedófilo ni tampoco hice nada, me están difamando, es injusto todo esto", repitió visiblemente enfadado.

Íntimamente, Russo siente que "está pagando por todos los acusados de pedofilia", está convencido de que la fiscal Daniela Dupuy, la letrada especializada en delitos informáticos que lleva adelante la causa, "quiere hacer conmigo un fallo ejemplificador y que pague por lo que no hice".

Además, Russo asegura que la fiscal tiene algo personal contra él: "¿Por qué no me dejó en libertad condicional mientras se investiga? Si yo no entorpezco nada, estoy a derecho", le habría jurado a su entorno.

La misma fuente  recuerda que "ahora niega todo, pero en su momento, cuando fue indagado no abrió la boca, ¿por qué no dijo que todo era un error?. Él representa el perfil típico de pederastas o pedófilos: una persona tranquila, que no levanta la voz, no se resiste ni genera inconvenientes. Yo no soy psicólogo, pero llevo años en 'esto' y tipos así piensan que actúan correctamente, que los equivocados somos nosotros, y que no hay amor más puro que con un niño".

Según informó Clarín, el pediatra de 55 años está "aprovechando este encierro" para escribir las primeras páginas de lo que será un libro que empezaría con el momento de detención el 28 de mayo último.

COMENTARIOS