Misterio

El "hotel del horror": la sospechosa muerte de tres turistas en un famoso alojamiento de República Dominicana

En una misma semana, tres turistas estadounidenses fallecieron tras alojarse en el Grand Bahía Príncipe La Romana. Los tres fueron tuvieron el mismo diagnóstico. La policía ya se encuentra investigando el caso

viernes 7 de junio de 2019 - 5:27 pm

El Gran Bahía Príncipe La Romana es un hotel de modalidad all inclusive que se ubica al sureste de República Dominicana y recibe miles de turistas al año. Es conocido por ser un hotel de primer nivel en donde se pueden disfrutar al máximo las playas paradisíacas del país, pero en esta última semana una serie de hechos confusos han hecho que este hotel de lujo pasase a ser el "hotel del terror".

En una misma semana, tres turistas estadounidenses murieron allí, sin ningún registro de una enfermedad previa y por causas que dar lugar a sospechas. Los investigadores que intentan esclarecer los hechos ahora tendrían una nueva pista que podría ayudarlos. Una pareja, también de EEUU, reveló que hace un año fueron al mismo alojamiento y terminaron envenenados.

La primera víctima fue Miranda Shaup, una estadounidense que falleció el 25 de mayo en la ambulancia que la trasladaba del hotel al hospital. La turista de Pensilvania estaba festejando su aniversario de matrimonio con su marido, Daniel Werner. Según contó su esposo, la mujer había bebido un trago con alcohol un rato antes de desplomarse en el suelo. El diagnóstico médico indicó un edema pulmonar causado por líquido en los pulmones.

La semana siguiente, las víctimas fueron dos, también oriundos de los Estados Unidos, Cynthia Day y Nathaniel Holmes, la pareja disfrutaba de unas vacaciones tranquilas cuando fueron encontrados muertos el día que debían retirarse del hotel. El diagnóstico fue el mismo: edema pulmonar provocado por la presencia de líquido en los pulmones.

A raíz de estas extrañas coincidencias, los familiares de las víctimas exigieron que las autoridades iniciaran una investigación. Pero al recibir el informe, cuestionaron que el trabajo fue "vago" y poco preciso. Nadie les podía explicar qué había desencadenado sus muertes.

Se sumó a la investigación el caso de la pareja Kaylynn Knull y Tom Schwander, quienes habían estado en el hotel justo un año antes y pasaron por una situación similar, pero sobrevivieron.

La pareja de Colorado contó que una mañana, durante su estadía en el hotel, se despertaron "empapados en sudor" y se dieron cuenta de que la habitación emanaba un fuerte olor a químicos.

"Había un fuerte olor a pintura, mis ojos no dejaban de lagrimear y teníamos exceso de salivación", recordó Knull. Una vez que llegaron a los Estados Unidos, los médicos le diagnosticaron "envenenamiento por organofosfato", un químico presente en los plaguicidas.

 Las investigaciones continúan abiertas y se espera que se determine si hay relación entre estos tres casos o todo fue pura coincidencia.

COMENTARIOS