Belleza

Cómo aplicar correctamente el iluminador

Cuál elegir según tu piel, qué elementos usar y cómo crear el efecto deseado

viernes 7 de junio de 2019 - 7:44 am

El rostro se puede iluminar de muchas maneras: polvos bronceadores, rubores...Pero el efecto que crea el iluminador es único, tanto si querés un efecto glow como mate.

La diferencia principal con un corrector es que éste sirve para eliminar o disimular discromías, tales como ojeras, manchas o alguna imperfección (granitos, hematomas…) y un iluminador sirve para potenciar y crear zonas de luz que a su vez nos dará efecto óptico de volumen o sensación de amplitud.

Es por eso que es importante saber cuál es el ideal para cada persona y cómo aplicarlo de forma correcta.

Según tu piel

- Para las pieles claras: las personas que lucen una piel clara, o tienen un cabello rubio o pelirrojo deben utilizar un iluminador rosa o irisdicente. Estos realzan mucho el rostro natural y dan un aspecto de lo más delicado.

- Pieles medias: las pieles medias tienen una amplia variedad de colores. Acá podrás jugar bastante con diferentes tonos de iluminador. La mejor opción es utilizar un tono en champán dorado, u oro rosa. Además, la mayoría de estos tonos además de iluminar aportan un efecto sol perfecto.

- Pieles medias y oscuras: los rostros con un subtono oliva o medio-oscuro quedan bien con un tono bronceado que sea lo más natural posible.

- Pieles oscuras: para las sombras oscuras lo que mejor encajan son los tonos rosados, y también en iluminadores. Agrega así un efecto de lo más delicado y romántico a la zona del pómulo.

Cómo aplicarlo

Dependerá mucho de la textura del iluminador, si es en crema o en polvo. La mayoría de los productos en stick y en crema dejan un aspecto mucho más natural que los en polvo, que son más mates.

Podemos utilizarlo para crear puntos de luz (construyendo y resaltando volúmenes del rostro y eliminar zonas “hundidas”) o para corregir discromías muy leves (ojeras muy poco marcadas).

Para corregir imperfecciones siempre debe ser mate, para evitar destacarla más con el reflejo de la luz, y en el caso de utilizarlo para crear puntos de luz y crear volúmenes podemos elegir entre mate o con algo de brillo.

Para crear puntos de luz, las zonas más comunes son:

1- Sobre y bajo el arco supraciliar (arco de las cejas)
2- Ángulo interno del ojo
3- Pómulo
4- Zona central de la frente y nariz
5- Sobre el arco de Cupido y zonas centrales(labios)
6- Inicio barbilla
7- Sobre líneas de expresión
8- Sien

Si la textura es en polvo aplicá con un pincel para que quede mucho más homogéneo. Si es stick, podés aplicarlo directamente y luego difuminar a toques con la yema de los dedos.

Otra opción puede ser una esponja, aunque hay que cambiarlas con asiduidad para evitar la acumulación de bacterias en ella. En el caso de que elijas esta alternativa, es recomendable que lo hagas cuando el formato del iluminador sea líquidp.

A la hora de elegir las brochas, comprá aquellas que sean sintéticas o de pelo natural ya que dejan una textura mucho más delicada y permiten que el producto se distribuya mucho mejor.

Fuente: En Femenino

COMENTARIOS