Funcionarios en la Justicia

Piden cuatro años de prisión para el padre del presidente de Télam

Es en una causa por supuesto enriquecimiento ilícito cuando ocupó el cargo de ministro de Bienestar Social en La Pampa. Según la denuncia, el ex funcionario no pudo justificar 710 mil pesos

lunes 14 de abril de 2014 - 6:00 pm

El fiscal Jorge Marcelo Amado pidió cuatro años y seis meses de prisión para el ex ministro de Bienestar Social pampeano Santiago “Patucho” Álvarez por supuesto enriquecimiento ilícito.

El apellido Álvarez ganó peso político desde que Santiago “Patuchito”, hijo del mencionado ex funcionario, llegara a la presidencia de la agencia oficial de noticias Télam. Santiago, además, es uno de los líderes de la agrupación juvenil La Cámpora.

El fiscal realizó el pedido ante la Cámara del Crimen Nº1 de Santa Rosa, donde también exigió que Álvarez sea suspendido durante 10 años de la función pública y devuelva unos 710 mil pesos. [pullquote position=”right”]Piden cuatro años de prisión para el padre del presidente de Télam[/pullquote]

Los jueces del tribunal son Elvira Rosetti, Miguel Ángel Gavazza y el subrogante Miguel Ángel Vagge. El delito de enriquecimiento ilícito tiene una pena de prisión de dos a seis años, multa del 50 al 100 por ciento del valor del enriquecimiento e inhabilitación absoluta perpetua para ocupar cargos públicos.

En contrapartida al pedido del fiscal, el defensor Francisco Marull pidió la absolución de Álvarez.

Durante su alegato, el fiscal Amado dijo que “Patucho” ingresó “en el año 1991 a la función con 52 mil pesos y se fue con 952 mil. Pràcticamente 18 veces más”, remarcó.

Según publicó Clarín, las pericias judiciales revelaron que Álvarez, cuando dejó de ser funcionario en el año 2002, tenía unas 2.769 cabezas de ganado. El ex ministro accedió a la función con un patrimonio de 52.000 pesos y se retiró -once años después- con 952.000. De ese patrimonio no pudo justificar 710.000 pesos, el 64% según la pericia oficial, firmada por los contadores Ana María Kin y Fernando Gasparini.

COMENTARIOS