NBA Finals

Warriors igualó la serie ante Raptors, en un panorama complicado por las lesiones

Golden State se quedó con el segundo juego tras un apasionante 109-104 sobre Toronto, pero ahora la preocupación de Steve Kerr pasaron a ser los jugadores tocados

lunes 3 de junio de 2019 - 11:26 am

Golden State se quedó con el segundo juego de las finales de la NBA por 109-104 y empató la serie ante Toronto en el Air Canada Center. En un partido parejo y disputado, con un último cuarto el infarto, el bicampeón logró establecer la paridad del marcador global antes de mudar los próximos dos partidos a Oakland.

La franquicia canadiense dominó el tramo inicial con un formidable Kawhi Leonard que se despachó con 34 puntos y 14 rebotes, registros propios de uno de los mejores jugadores que hay en el planeta baloncesto, para irse al descanso con una escasa ventaja de cinco unidades.

Sin embargo los Warriors hicieron gala de su famoso tercer cuarto. En dicho parcial dieron vuelta el resultado y dejaron el partido al borde de la victoria: redujeron a su rival al punto que cosechó 21 puntos contra los 34 que anotaron. Cifras que luego el rival no pudo revertir en el apasionante último capítulo.

El regreso de DeMarcus Cousins significó clave para la victoria. Recuperado de su lesión en el cuádriceps pero aún entre algodones, disimuló su inactividad con un gran aporte de 11 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias en los 28 minutos que estuvo en cancha. Steve Kerr recuperó en el pivot a una pieza vital de su estructura.

Por su parte, Stephen Curry no gozó de las oportunidades necesarias para dañar desde la línea de tres, la especialidad de la casa. Así y todo, condujo a los suyos sobre el final cuando Klay Thompson (fue el máximo anotador con 25 unidades) debió abandonar el campo por una dura lesión. El base anotó 23 puntos.

Daymond Green volvió a sellar una enorme actuación con 17 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias; mientras que Andre Iguodala, otro que venía lesionado, cerró el cotejo con un triple de antología. Todos en Golden State aportaron su granito de arena y el colectivo terminó siendo más fuerte que las individualidades.

Los dolores de cabeza para Kerr pasaron por las lesiones: Kevin Durant continúa en recuperación y no pudo ser de la partida; Thompson alarmó a todos al no poder finalizar el encuentro por un fuerte dolor, Cousins e Iguodala aún sin estar al ciento por ciento. Warriors apela al corazón de un equipo que sabe de estas batallas.

COMENTARIOS