Champions League

Jürgen Klopp, el hombre que volvió a poner de pie al gigante Liverpool

Desde su arribo en octubre de 2015, el entrenador alemán aportó su impronta para crear un equipo competitivo que coronó el proceso con un merecido título.

sábado 1 de junio de 2019 - 7:47 pm

Liverpool conquistó la sexta Champions League en su historia de la mano de Jürgen Klopp. El entrenador alemán, que hace rato se erige como uno de los mejores del mundo, estampó su nombre en el mote de los que ganaron el título más preciado de Europa. Algo que para nada fue casualidad ya que disputó las finales de 2013 y 2018.

Tras un paso exitoso por Borussia Dortmund, donde llevó a las abejas a batallar en los principales frentes continentales, arribó al conjunto de Merseyde: le aportó su impronta vertiginosa al equipo y generó una estructura futbolística tan sólida como vistosa. El colectivo potenció a sus figuras y viceversa.

Otro aspecto a destacar, es que tomó decisiones acertadas al momento de las altas y bajas de futbolistas. Apuntó a las llegadas de Virgil Van Dijk y Alisson Becker, pese a que la dirigencia invirtió 85 y 73 millones de euros respectivamente para concretar sus fichajes. A fin de cuentas ambos resultaron claves en los momentos decisivos.

También perdió a Philippe Coutinho, sin dudas la cuota distintiva. A partir de allí apostó por un tridente ofensivo conformado por Sadio Mané, Roberto Firmino y Mohamed Salah. Estos desequilibraron a base de excelentes combinaciones y ataques creativos, capaces de inquietar a cualquier defensa. Cada vez que se complementaron fueron letales, al igual que en sus apariciones individuales.

El mediocampo quedó a cargo de la dinámica de Georginio Wijnaldum y el buen pie de Fabinho, otra gran elección del anterior mercado de pases veraniego. Jordan Herdenson, el capitán luego de la partida de Steven Gerard, y James Milner completaron con la experiencia necesaria.

El perfil ofensivo del equipo potenció las actuaciones de Alexandr-Arnold y Andrew Robertson, dos de los mejores laterales de la actualidad: firmes para marcar y profundos a la hora de atacar. Dejan Lovren y Joel Matip, piezas importantes del fondo.

El funcionamiento del Liverpool de Klopp identificó nuevamente a un público fiel que se desacostumbró a soñar con títulos durante el último tiempo. Algo totalmente antagónico con la historia y grandeza de semejante institución. Es el segundo más campeón de la primera división inglesa (18 campeonatos) y no se alza con el título desde 1990, aunque en esta temporada llegó con chances hasta la fecha final y terminó con 97 puntos (uno por debajo de Manchester City).

En cuanto al plano internacional, lo puso en una definición de Copa de Europa después de once años (2007 contra Milan) y con dicha obtención superó la línea de Barcelona y Bayern Munich (5). Quedó a una de Milan (7) y a siete de Real Madrid (13). Los números solamente explican el proceso, pero la imagen es elocuente: el gigante volvió a ponerse de pie.

COMENTARIOS