Internet

Los mejores consejos para tener una buena reputación “online”

Ya que la identidad digital es la imagen que el resto de los usuarios e internautas reciben de uno, te damos una serie de ítems para que puedas cuidarla y, en caso de necesitarlo, conseguir una buena nota con tu futuro empleador

lunes 14 de abril de 2014 - 2:33 pm

Un grupo de alumnos del Máster en Marketing Digital y Social Media de la Universidad a Distancia en Madrid, crearon una serie de consejos para conseguir un buena identidad digital en la red y evitar una mala reputación “online”: [pullquote position=”right”]Consejos para tener una buena reputación “online”[/pullquote]

-Actualización de los perfiles: Renovarlos al menos una vez por semana y crearse perfiles adecuados para cada una de las redes sociales, eliminando cuentas que no se usen.

-Tener un blog personal: Actualizarlo, agradecer y responder a los comentarios de la gente. Compartir las actualizaciones a través de las redes sociales y comentar en otros blogs que se hable del mismo tema. Incluir el blog en la página web como si fuera una pestaña más.

-Ser transparente: Mostrar transparencia y contenido original en las publicaciones, manteniendo fuentes fidedignas y sin miedo a reconocer los errores. Es importante no olvidarse de mencionar al autor, en caso de utilizar material de terceros.

-Contenido de calidad: Aportarlo participando en foros y grupos de debate, siempre y cuando lo que se diga esté argumentado. También hay que incluir imágenes o vídeos, así como infografías, para llamar la atención del lector.

-Fidelizar a los seguidores es la clave: Hay que mantener una actitud activa, abierta y participativa en la red para tener bien atendidos a los fanáticos.

-Ser repetuoso: Respetar la opinión de todas las personas y estar preparado para las críticas poco constructivas, teniendo siempre una respuesta para ellas, mostrando preocupación por lo sucedido.

-Buscar el público objetivo: Segmentarlo y ejecutar acciones, publicaciones y comentarios de acuerdo a cada segmentación realizada. Mirar los contenidos de la competencia para conocer tus ventajas y desventajas frente a ellas. Analizar las acciones y medir el impacto y la repercusión.

-Política de posicionamiento: Tener en cuenta el posicionamiento editorial en internet, cuidando la redacción, poniendo atención a las negritas, ladillos y enlaces que rompan la uniformidad del texto y generen interés del lector con un solo vistazo.

-Nuevas formas de difusión: Permanecer alerta a  todas las que surjan, como pueden ser las redes sociales, para crear temas de interés que podamos utilizar posteriormente. Participar en publicaciones de terceros, realizando aportes constructivos que fortalezcan nuestra imagen digital.

-Público o privado: Diferenciar entre ambas cosas, teniendo en cuenta la delgada línea que hay entre esos dos conceptos en el mundo de internet.

COMENTARIOS