Diego Maradona

El crudo relato del Coco Basile sobre el día del dóping de Maradona en el Mundial 94

El director técnico de la selección argentina en la Copa del Mundo de Estados Unidos dio una descripción de aquellas inolvidables últimas 24 horas en la competición

jueves 23 de mayo de 2019 - 3:35 pm

La Selección Argentina que dirigía Alfio Basile, bicampeón de la Copa América, había llegado a la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994 como uno de los favoritos . Ganó los dos primeros partidos, con un Diego Maradona imparable. Pero luego de la victoria frente a Nigeria, tuvo que pasar por un control antidóping y comenzó la jornada más triste de la historia de nuestro fútbol.

El golpe resultó irremontable para el plantel, que perdió ante Bulgaria en el último juego de la fase de grupos y quedó eliminado frente a Rumania en octavos de final.

Pues bien, 25 años después de aquel mazazo, el “Coco” revivió cada segundo de ese momento, abundando en detalles, en su paso por el programa Estudio Fútbol, que transmite TyC Sports. “Me acuerdo que teníamos que viajar a jugar de una punta a la otra de Estados Unidos;  Cuando hicimos una parada técnica, bajo un segundo, se me acerca un directivo y me dice: ‘Coco, hay un positivo‘”.

Resultado de imagen para coco basile mundial 94

 “Una semana antes del Mundial hicimos un examen, en Boston, sin decirle a nadie, y no había dado nada. Los llevamos a todos un lunes a la mañana, en ayunas hasta Harvard, para hacer un control propio. Vino el médico, contento: ‘Coco, está todo bien, cero kilómetro todos’. Hicimos el examen sorpresa para que no nos pasara lo otro“, explicó contundente Basile.

“Cuando llegamos a Dallas, adentro de la pista, eran hormigas los periodistas. Dije: ‘Cagamos, somos boleta’. Bajamos, no atendimos a nadie, subimos al micro, fuimos al hotel. Y en el hotel, se metían por todos lados”, detalló el panorama con el que se encontró.

Basile no duda, cree que existió una mano negra para evitar que Argentina llegara lejos en la Copa del Mundo. Y esgrimió su teoría: “Yo sostengo hasta el día de hoy que nos garcó (Joao) Havelange, el presidente de la FIFA. Y digo por qué. En Brasil estaba muy en duda porque no habían salido más campeones desde el 70 y le quedaba el último campeonato mundial. Ellos iban a ganar en California y nosotros del lado del Atlántico. La final era Argentina-Brasil”.

“Fuimos con Grondona a hablar con Diego. No voy a contar lo que hablamos. Hubo llanto. Era efedrina, no cocaína ni ningún carajo. ‘Vamos mañana a hacer la defensa, la efedrina se compra en cualquier kiosco. Cuanto mucho le dan una fecha’ me dijo Julio”. Pero la última gota de esperanza se iba a desvanecer horas más tarde.

“Estábamos desayunando y me avisan de recepción: ‘Teléfono, mister Basile’. Era Grondona. Le dije: ‘Ya vamos para allá, para hacer la defensa’. Y me respondió: ‘No vengas, Diego está expulsado del Mundial. Y tiene que irse del hotel, no puede convivir con la delegación’. Cuando me dijo eso, yo me quería pegar un tiro en las bolas. Me quería matar”, concluyó su amargo relato sobre los hechos que le siguen provocando el mismo dolor.

COMENTARIOS