Salud

Aftas: causas y formas de curarlas

Cómo aliviar estas molestias lesiones en la boca

martes 21 de mayo de 2019 - 7:16 am

Las aftas bucales son una pequeña lesión que se ubica en el interior de la boca o base de las encías. Se caracterizan por ser úlceras superficiales con fondo blanquecino que causan molestias y dolores.

Una de las causas más frecuentes es cuando está comprometido el sistema inmunológico. El cuerpo no puede combatir de forma eficiente las bacterias que entran en el organismo. El estrés también puede ser otro factor dejando el organismo más indefenso. Dejando la boca reseca, lo que puede llegar a aumentar las posibilidades de sufrir lesiones.

Puede que algunos medicamentos o procedimientos, como la quimioterapia, pueden provocarlas. También puede estar relacionada con una deficiencia en el organismo de hierro, ácido fólico y vitaminas B12. Todos nutrientes encontrado en carnes rojas y vegetales color verde oscuro.

Si solés tener aftas constantemente puede ser por factores hereditarios y genéticos. Algunas personas simplemente tienen más tendencia a sufrir con las pequeñas úlceras.

Ocho pasos o remedios para curar llagas y aftas

1. Sal

Disolvé una cucharada de sal en un vaso de agua tibia y hacé enjuagues con ella. Se recomienda hacer este proceso entre dos y tres veces al día. El motivo de su efectividad es el que el cloruro sódico es un antiséptico natural de gran eficacia.

2. Bicarbonato

Se puede realizar una pequeña cataplasma con agua y bicarbonato, y aplicar en la zona de la llaga, para posteriormente enjuagar la boca. También pueden hacerse enjuagues con ello, al igual que en el caso anterior. Al igual que con la sal, actúa como antiséptico que reduce la alcalinidad de la boca.

3. Agua oxigenada

Sirve asimismo para prevenir infecciones. Aplicar el producto sobre un hisopo o un algodón para posteriormente aplicarlo sobre la propia llaga, varias veces al día. Es un método rápido de curación, pudiendo desaparecer en dos o tres días la llaga. No tragar el agua oxigenada, puesto que puede resultar peligroso.

4. Tratamiento del dolor: hielo

Es una manera eficaz de calmar el dolor que producen, así como de bajar la inflamación. Sin embargo, tiende a ser un proceso de curación algo más lento.

5. Enjuague bucal

Actúa como antiséptico eficaz, reduciendo el riesgo de infección. Se puede emplear enjuague comercial o simplemente utilizar una mezcla de vinagre y agua. Se recomienda usarlo dos veces al día.

6. Bajar el pH bucal: consumo/aplicación de yogur

La ingestión de este producto permite variar la composición bacteriana de la boca y cambiar su grado de acidez actuando sobre el pH. Es aplicable directamente sobre la lesión, si bien su consumo ya tiene un efecto positivo.

7. Leche de magnesia

Sirve para cambiar el pH de la boca, con lo que se combate las bacterias que causan la ulceración. La forma de utilizarla es aplicarla sobre las llagas varias veces al día, dificultando la infección bacteriana que puede causarlas al bajar la acidez de la boca.

8. Cambios en la alimentación

La formación de llagas puede estar causada en muchas ocasiones por falta de nutrientes esenciales en nuestro organismo. Es imprescindible mantener una alimentación variada que incluya hierro, vitaminas y minerales. Comer frutas, verduras y cereales y evitar alimentos ácidos o picantes.

Fuente: Salud 360 / Psicología y mente

COMENTARIOS