Juicio a Cristina Kirchner

Para el kirchnerismo, el Gobierno “apretó” a la Corte para que diera marcha atrás

El ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires aseguró que fue un "apriete" mientras que Alberto Fernández desvió la mirada del tema y Luis D'Elía apuntó contra Clarín y Estados Unidos

jueves 16 de mayo de 2019 - 4:06 pm

El ex jefe de Gabinete durante el Gobierno de Néstor Kirchner, Alberto Fernández, criticó duramente la marcha atrás de la Corte Suprema que mediante un comunicado confirmó que el juicio contra Cristina Kirchner por Vialidad no se pospondrá y se realizará el martes a las 12.

En declaraciones radiales, Fernández dijo que la decisión de la Corte fue a partir de una “apretada” del Gobierno, que presionó a los jueces del máximo tribunal para revisar su determinación. Y apuntó contra los medios..

“Si queremos recuperar la conciencia como sociedad y tranquilizarnos, es condición que haya cosas que se dejen de hacer en la prensa, porque es muy difícil romper la grieta con fogoneros todos los días en las páginas de los diarios”, lanzó en declaraciones a El Destape Radio.

Enseguida planteó que la discusión en torno a la marcha atrás de la Corte “es ridícula” porque, según él, “lo que está haciendo [el máximo tribunal] es ordenar juicios que están llenos de irregularidades y garantizando el derecho de defensa”.

Por otro lado, tildó de “insostenible” y “viciado” el juicio que finalmente tendrá su primera audiencia el martes que viene. “El problema es que los tres principales testimonios son los de [Federico] Elaskar, que ya dijo que mintió; [Leonardo] Fariña, a quien coachearon para mentir, y [Jorge] Lanata”, detalló según reprodujo la agencia Télam.

Además, Fernández volvió a negar, con una fórmula similar a la que había usado en las últimas horas, haber estado detrás del fallo original de la Corte. “Si yo puedo alinear esos cuatro votos soy el tipo más poderoso de la Argentina”, insistió. El exjefe de gabinete no respondió a los llamados de LA NACION.

También reaccionó Eduardo “Wado” de Pedro, uno de los dirigentes de La Cámpora más cercanos a Cristina.

“Nunca en nuestra historia democrática se vio a un gobierno perseguir tan brutalmente a los dirigentes opositores y presionar y hostigar sin descaro al Poder Judicial para blindar el saqueo sistemático y la entrega del país”, arremetió el diputado nacional a través de su cuenta de Twitter.

Aníbal Fernández , por su parte, inició su argumentación, también transmitida vía Twitter, con la frase “Cristina y el debido proceso”. “Era sabido que el recurso de queja no suspende per se los efectos del trámite. Lo que sucede es que este país está repleto de opinadores amarillos que hablan con maldad o sin saber un pepino”, disparó. El excandidato a gobernador bonaerense completó el razonamiento con la explicación de porqué el juicio contra la expresidenta no debería comenzar. “¿Corresponde iniciar el proceso oral? Sería algo inédito que un tribunal al que le pidieron las actuaciones inicie el proceso oral, porque si la Corte Suprema de Justicia estudia el expediente y considera que medio agravio federal es suficiente para conceder el recurso extraordinario, el proceso oral es nulo”, advirtió.

Fiel a su estilo, y también vía Twitter, Felipe Solá fue breve y vehemente: “El nivel de apriete a la Justicia de este gobierno es un escándalo. uele a traste sucio”, escribió el precandidato presidencial de RedxArgentina.

Otro que reaccionó muy a su estilo fue Luis D’Elía. “Cuando confías en la mediación de personeros de la Embajada de Estados Unidos, de Clarín, de banqueros y ruralistas terminan sucediendo estos “cambios” abruptos de la Corte contra @CFKArgentina”, razonó. Y remató: “La única salida es el pueblo organizado y en la calle”.

Fuente: La Nación

COMENTARIOS