Constructoras En La Mira

Supercemento, la constructora investigada por coimas que cambió el "modus operandi" K para recaudar

Fundada en 1955 por el italiano Julián Astolfoni y beneficiada durante décadas por contratos de obra pública, la constructora Supercemento quedó en el último tiempo salpicada por la causa de los "Cuadernos de la Corrupción", luego de que el chofer del ex funcionario K Roberto Baratta dejara por escrito las visitas recaudatorias que ex representantes del Gobierno de Cristina Fernández hacían a la empresa, con sede en la calle porteña 3 de Febrero 2750.

Pero su buena relación con la obra pública no terminó con el kirchnerimo; de hecho, la constructora, entre 2015 y 2017, fue la segunda empresa más beneficada por las licitaciones lanzadas desde el Gobierno Nacional. Según un relevamiento realizado en febrero de 2018 por Revista Noticias, Supercemento -con su controlada Dragados y Obras Portuarias- participó en obras por $ 6.051 millones, ocupando el segundo lugar en el ranking de las más beneficiadas por el macrismo.

Supercemento se encuentra en la mira de la Justicia desde que se descubrieron delitos en la licitación para la construcción de dos plantas potabilizadoras de AySA que no se terminaron: Paraná de las Palmas y Sistema Berazategui. Según el auto de procesamiento hubo irregularidades en los procesos de licitaciones para beneficiar a las firmas Odebrecht, Supercemento SAIC, Benito Roggio y José Cartellone, Camargo Correa y Esuco.

Más allá de este prontuario, lo curioso de Supercemento es que fue la disparadora de un cambio en el "modus operandi" recaudatorio que por entonces llevaban adelante Baratta y su secretario, Néstor Lazarte, encargados de cobrar coimas millonarias a empresas contratistas del Estado. El cambio devino luego de una persecución por parte de un auto sospechoso a uno de los recaudadores K, luego de visitar la firma constructora y recaudar 800.000 dólares.

Raúl Alejandro Ibarra, Director General de Supercemento

En uno de los tramos escritos por el ex chofer Oscar Centeno y consignado por el periodista Omar Lavieri en Infobae, quedó registrada una visita del secretario de Baratta a las oficinas de Supercemento: "11:15 HS Lo llevé a Nélson (Zárate era el secretario de Baratta) a 3 de Febrero 2750 CABA; cuando llegamos el portero de vigilancia nos preguntó su veníamos para Supercemento, y Nelson contestó que si". El remis bajó hasta el subsuelo y estacionó en la cochera número 23. "Nelson tomó el ascensor con el bolso y volvió con 800.000 U$S dólares".

Pero todo se complicó luego de ver que un auto sospechoso los seguía, por lo que de inmediato pensaron que la propia empresa Supercemento había enviado un coche a seguirlos y, quizás, interceptarlos para volver a hacerse del dinero.

"Un auto AVEO (chapa U… 249 es lo que recuerdo, y nos seguía percistentemente (sic) y en Av. Del Libertador cuando doblé, (veníamos por Congreso) en el primer semáforo me adelanto en contramano hasta cruzar y seguir rápidamente, con esa maniobra lo despisté y vinimos la ministerio", anotó Centeno, al continuar su relato luego de recaudar el dinero en la sede de Supercemento.

Tras llegar al Ministerio, ambos le contaron a Baratta lo sucedido y él les dijo que tengan "más cuidado y más abiertos los ojos".

Y allí vino la orden de cambiar el "modus operandi": "Me mandó a salir del ministerio con el auto para ver si me seguía alguien. A partir de ese día, hace que la gente venga a traer el dinero al ministerio, entran por cochera porque nadie los revisa y suben a la oficina del Lic".

La anotación sobre Supercemento está en el cuaderno Nº 8 y fue la anteúltima que realizó el ex chofer.

COMENTARIOS