Ataque a Héctor Olivares

Acusado de dispararles a Yadón y Olivares reconoció su participación: hallaron en su casa el arma del homicidio

Navarro fue detenido alrededor de las 11.30 en el Hotel Ibis de Montevideo, luego de que la Policía de Uruguay tomara conocimiento de que había ingresado al país vecino por el paso Colón a la 1 de la madrugada del viernes

viernes 10 de mayo de 2019 - 11:20 pm

Juan José “Cebolla” Navarro Cádiz, acusado de haber asesinado al funcionario nacional Miguel Yadón en el mismo ataque donde resultó baleado el diputado riojano Héctor Olivares, ya empezó a hablar y habría reconocido su participación en el ataque en Congreso el jueves a la mañana.

“Cebolla” fue detenido en un hotel de Montevideo, Uruguay, a donde había conseguido cruzar en los primeros minutos de este viernes y, mientras las autoridades argentinas están a la espera de que la Justicia uruguaya autorice su traslado a nuestro país, el fiscal uruguayo Juan Gómez lo indagó esta tarde.

Según informó el canal Teledoce, Navarro dijo “que estaba en el auto, pero no dijo que haya disparado”: “A nosotros desde el punto de vista de nuestro trabajo no nos importa su participación en el hecho, pero él admite su participación“, señaló el fiscal, y agregó que esa declaración no tiene validez ante la Justicia argentina.

“Eso es informalmente, lo que nos interesaba saber era si había entrado al país haciendo los trámites de migración y eso efectivamente ocurrió (…) Vino en una especie de taxi, según sus dichos”, dijo Gómez.

Por otra parte, el fiscal explicó que como Navarro “no ingresó ni con documentos falsos, ni con las causales que están previstos en esa ley”, no habría causas para que sea expulsado de Uruguay.

La intención de las autoridades argentinas era no tener que pasar por el trámite de extradición para que Navarro pueda declarar ante la fiscal Estela Andrades en las próximas horas. Pero al no haber irregularidades en su permanencia en Uruguay, ahora habrá que esperar al menos hasta la semana que viene para concretar el traslado.

COMENTARIOS