Salud

Cinco pasos para afeitarte de forma correcta

Evitá dañar tu piel con estos consejos

sábado 11 de mayo de 2019 - 7:44 am

Ya sea para evitar el vello facial o para acomodar la barba, la mayoría de los hombres se afeitan regularmente, sin embargo, pueden cometen errores que dañan su afeitado e irritan su piel. Estos son cinco pasos para evitarlo:

Abrir los poros

Antes de pasar la hojilla por la cara, es necesario abrir los poros para suavizar los vellos y permitir que estos se corten con mayor facilidad y genere menos irritación. Se debe lavar la zona con abundante agua caliente por 2 o 3 minutos, a una temperatura que no queme la piel.

Otra opción es afeitarse después del baño con agua caliente, pues el vapor durante la ducha ya habrá abierto los poros lo suficiente. Una manera menos convencional es mojar una toalla con agua caliente, escurrirla un poco y enrollarla en el rostro 3 minutos. El contacto directo y prolongado abrirá los poros.

Aplicá una espuma o gel adecuado

Poné una cantidad generosa en cada zona con vello y dejala reposar unos 2 minutos para potenciar su efecto. Estos productos se encargan de hidratar la piel, lubricarla, sirve de guía mientras te afeitás así como suaviza y alivia todo el proceso.

Buena hoja

No reutilices excesivamente la misma del mes pasado. Es vital que la tenga un filo adecuado y esté limpia (nada de pelos atascados ni guardarla mojada).

Si la cinta superior ya está perdiendo el color o ya no lo tiene, significa que es momento de cambiarla, de esta forma no obtendrás un afeitado al ras y estarás propenso a cortarte o irritarte.

Es recomendable que en vez de usar las típicas hojillas con varias hojas, optá por una navaja de afeitar como las que utilizan los barberos. Estas son más económicas, duraderas y generan menos irritación.

Poco a poco y sin apuro

Ya iniciado el afeitado, es fundamental realizarlo en dirección al crecimiento del vello, pues en caso de hacerlo en contrapelo la piel se verá bastante afectada y provocará irritación. También se deben usar las dos manos, una para manipular la hojilla y otra para estirar la piel y afeitar más al ras.

Las pasadas deben ser cortas, de dos a tres centímetros para un afeitado más eficiente. Empezar por los laterales y el cuello, dejando la barbilla y los alrededores de la boca, que es donde los vellos son más gruesos, una zona que hay que dejar remojar en la crema de afeitar.

Nada de aplicar fuerza en exceso, si una zona no quiere afeitarse, lo mejor es echarle nuevamente agua caliente y más espuma para suavizarlo todavía más. El hecho de usar la fuerza puede generar mayor irritación y salpullidos.

Por último, revisá minuciosamente que hayas afeitado cada pelo, sobre todo debajo de la nariz. Asegurá haber dejado las patillas a la misma altura para no parecer asimétricos.

Agua fría y loción, si lo necesitás

Así como al principio había que abrirse los poros con agua caliente para suavizar los vellos, ya terminado el afeitado se hace lo contrario. Se debe lavar la cara con agua fría para cerrar los poros y evitar infecciones posteriores.

Ya retirados los restos de espumas y vellos, ahora hay que secar la piel cuidadosamente con una toalla limpia sin presionar ni arrastrar bruscamente.

Si sos de piel sensible, usá las lociones ‘aftershave’, sin nada de alcohol ni fragancias, lo más natural posible como de aloe vera, por ejemplo. Mientras más te apliques no significa que mejor resultado tendrás, usa la cantidad necesaria sin dejar la piel muy grasosa.

Fuente: Culturizando

COMENTARIOS