Educación

Cada vez hay más alumnos inscriptos en el nivel inicial

La tasa de escolarización pre-primaria pasó del 69,4% en 2012 al 74,9% en 2016; sin embargo, los efectos de dicha escolarización en los niños dependen del nivel sociocultural

lunes 29 de abril de 2019 - 11:36 am

En Argentina, la tasa de escolarización en el nivel inicial pasó de 69,4% en el año 2012 al 74,9% en 2016, es decir un 5,5% de acuerdo al último informe, presentado en el año antes mencionado.

Se trata de un aumento significativo cuyos efectos dependen, sin embargo, del estrato socieconómico al que pertenezcan las niñas y niños que asisten a la escuela en esos años. El efecto positivo de dicha escolarización, según un informe de Argentinos por la Educación de 2017, muestra un asociación positiva en los estratos medios y alto, pero no en el nivel bajo. La calidad del servicio y las condiciones de contexto de los niños son hipótesis que pueden explicar estas diferencias.

De acuerdo al análisis realizado por los investigadores Thomas van Huizen y Janneke Plantenga, ambos de la Escuela de Economía de la Universidad de Utrecht (Holanda), las políticas universales de cuidado y educación de la primera infancia tienen efectos mixtos, tanto cuando se toma como resultado el nivel de desarrollo cognitivo de los chicos (los aprendizajes posteriores medidos a través de pruebas estandarizadas) como cuando se consideran los ingresos en la adultez. Los autores del estudio encuentran, además, que la edad en la que los niños comienzan los programas de cuidado y educación de la primera infancia no es un factor determinante para observar resultados positivos en las variables mencionadas. Sin embargo, de acuerdo con los autores, existe cierta evidencia de que programas más intensivos (es decir, aquellos que son de tiempo completo en su jornada escolar) producen efectos más favorables que aquellos de tiempo parcial.

Quienes provienen de los sectores socioculturales medios y altos aportan a su escolarización un capital cultural funcional a las exigencias de la escuela, mientras que la relación es inversa en el caso de los sectores más bajos de la población.

En base a las enseñanzas de los sociólogos críticos de la educación, se puede concluir que la escolarización temprana de los sectores más bajos de la jerarquía social debería tener como propósito igualar los capitales culturales con que los chicos ingresan a la escuela primaria y que los programas sean buenos tanto en los estratos socioculturales medios y altos como en los más bajos.

COMENTARIOS