Incendio en Notre Dame

Notre Dame: el provocador mensaje de Anonymous, en sintonía con Jimena Barón

El grupo de activistas le recriminó a los empresarios que realizaron millonarias donaciones no haber mostrado la misma preocupación por "los problemas que realmente importan a la gente del mundo"

martes 23 de abril de 2019 - 4:22 pm

Los activistas y piratas informáticos de Anonymous le recriminaron a los empresarios que realizaron millonarias donaciones para salvar la Catedral de Notre Dame no haber mostrado la misma preocupación por “los problemas que realmente importan a la gente del mundo”.

Su rápida reacción ante un evento de resonancia mundial -dicen- choca con su “silencio” cuando se trata de combatir la “pobreza, la falta de techo y la degradación ambiental”.

“Gucci, Louis Vuitton, Apple y otros titanes de la industria se comprometieron a aportar dinero para esta causa, pero estos mismos intereses son extrañamente silenciosos cuando se trata de la pobreza, la falta de vivienda o la degradación ambiental, problemas que realmente importan a la gente del mundo“, sigue. Y apela a su “sentido de la humanidad, con la esperanza de que encuentren el coraje para utilizar su organización de caridad de maneras que realmente puedan alterar la estructura de clase de la que se benefician”.

Por último el grupo anónimo -valga la redundancia- apela al protagonista más fuerte de la iglesia católica: el Papa.

“Nadie sabe cuánto dinero tiene el Vaticano, pero la mayoría de las estimaciones ponen el valor neto de la organización en cientos de miles de millones. La catedral de Notre Dame fue uno de los edificios de mayor importancia histórica y cultural de una de las organizaciones más ricas del mundo. Siendo ese el caso, ¿por qué el dinero de la reconstrucción no viene directamente del Vaticano? ¿Por qué el Papa no ha rechazado la afluencia masiva de fondos y, en cambio, ofrecer pagar la reconstrucción con los cofres del Vaticano?”, pregunta.

“Las organizaciones que dicen hablar en nombre de Dios están mostrando que están llenos de codicia y vanidad”, culmina el mensaje.

En Argentina ocurrió algo similar con el incendio de la Catedral de Notre Dame. Muchas personalidades criticaron el esfuerzo desmedido de los empresarios por realizar millonarias donaciones en una acción más de “marketing” que de espontaneidad. A su vez, se les criticó mirar para otro lado en cuestiones de pobreza y humanidad.

Una de ellas fue la cantante Jimena Barón, quien a través de su cuenta de Twitter expresó su consternación: “Si ayudaran a que la gente no muera de hambre tan rápido como donan guita para reconstruir Notre Dame”, expresó la autora de La Tonta.

COMENTARIOS