Alimentación

Aceite de oliva: cinco formas para saber si el producto es genuino o un fraude

La Comisión Europea incluyó al aceite de oliva en una lista de productos adulterados

sábado 20 de abril de 2019 - 12:07 pm

Existen cinco formas para saber si el aceite de oliva que compramos es genuino o no.

Según la BBC, estos son:

Paso 1

Comprueba que el aceite de oliva que vas a comprar tenga apellidos. Si no dice en la etiqueta “virgen” o “extra”, probablemente se trata de una mezcla.

El aceite extra virgen (o virgen extra, según el país) es el de categoría superior, con lo cual te costará un poco más, pero merece la pena.

Paso 2

Busca en la etiqueta la fecha en que se cosecharon las aceitunas. Si aparece, quiere decir que la empresa tiene cierta seriedad.

Y evidentemente es mejor que la fecha sea lo más reciente posible. Por ejemplo, si vas a comprar ahora, sería bueno que en la fecha de cosecha dijese “campaña 2018-2019”.

De esta manera sabes que las aceitunas son frescas y de este año.

Paso 3

Busca en la botella con qué tipo de aceitunas fue hecho el aceite. Puede que sea monovarietal (de una sola variedad), o puede que sea un blend, es decir, una mezcla de distintas variedades de aceituna.

En cualquiera de los dos casos está bien. Es bueno que la etiqueta incluya la variedad, porque así nos están diciendo que están utilizando aceitunas y no otras grasas.

Por este mismo motivo, hay que leer bien que no lleve nada de mezcla con otras grasas.

Paso 4

El precio del aceite de oliva virgen o extra debe tener un nivel razonable. Si es demasiado bajo, no hay que fiarse demasiado.

Elaborar aceite de oliva conlleva un coste, y si tiene un valor muy bajo, debes desconfiar.

Paso 5

Este último paso no es posible de realizar sin abrir la botella. El aceite de oliva virgen o extra auténtico, debe tener aromas que recuerden a la naturaleza, como a fruta, a hierba, a césped, a flores. dependiendo de la variedad. Pero en ningún caso debe tener aromas anómalos o desagradables.

Otros expertos agregan algunos consejos como fijarse en que la botella sea de vidrio oscuro (porque mantiene mejor la calidad del producto) o que indique claramente el lugar de origen, en vez de usar subterfugios como destacar el país desde donde fue importado.

Algunos expertos proponen también fijarse en que la botella indique el grado de acidez. Los mejores aceites tienen la menor cantidad de acidez (idealmente inferior a 0.8 grados).

“El fraude es una realidad”

En los últimos cinco años, el clima en la región mediterránea afectó la producción, provocando un alza de precios, seguida por una disminución del consumo.

De hecho, según el Consejo Oleíco Internacional, hubo una baja en el consumo global de aceite de oliva cercana al 6% en el período 2016-2017, mientras que en Europa la caída llegó a un 12%.

Precisamente este tipo de circunstancias, podría abrir espacio para que algunos productores modifiquen la composición de sus productos.

“El fraude en el mercado del aceite de oliva a nivel mundial es una realidad”, dice Romera. “En la medida que el consumidor final o la población desconoce la calidad de un producto, las empresas siempre intentarán venderte la mínima calidad al máximo precio”.

Sin embargo, la experta asegura que existe una trazabilidad “cada vez más rigurosa” de toda la cadena de producción de los aceites que llegan a los supermercados.

Y aunque las cosechas recientes no han sido las mejores, algunos analistas proyectan tiempos mejores para la industria.

Según la consultora Hexa Research, el mercado global de aceite de oliva sobrepasará los US$11.000 en 2025, con una fuerte demanda proveniente de países como Australia, Japón, India, China y los Estados Unidos, donde los millennials están liderando el motor del consumo de este producto.

Fuente: BBC/La Nación

COMENTARIOS