Salud

La relación entre la alimentación y el acné

Qué comidas se sugieren quitar y cuáles agregar para lucir una piel más saludable

viernes 19 de abril de 2019 - 7:16 am

Son muchos los mitos que giran en torno al acné tan común entre los jóvenes y cuyo desencadenante suele ser el temido cambio hormonal. Sin embargo, existen otras muchas causas que también ponen en riesgo a adultos y mayores, para quienes la alimentación puede convertirse en un gran aliado.

A pesar de la creencia popular, el consumo de alcohol, alimentos ricos en grasas y azúcares no está relacionado directamente con la aparición del acné. Aunque sí intervienen a la hora de perjudicar todavía más al paciente y evitar su recuperación.

La leche es uno de los alimentos más relacionados con esta patología. La fermentación que sufren algunos quesos durante su producción conlleva la presencia en estos alimentos de más precursores hormonales.

Al igual que los productos lácteos, los hidratos de carbono también suponen un peligro para la génesis del acné. Sobre todo los refinados como el pan, los cereales, la pasta o la harina blanca.

Otros estudios apuntan hacia las comidas picantes, ya que al elevar la temperatura corporal también empeoran el estado del acné y sus erupciones; los cítricos, que potencian la producción de sebo; y las golosinas y pasteles, pues está demostrado que los alimentos con un índice glucémico alto pueden alentar la aparición de brotes de acné. En contraposición, ¿qué ingredientes se recomienda incluir en la dieta si se quiere luchar contra el acné?

Antes de comenzar una nueva rutina alimentaria es importante que se integre de manera pausada en la antigua dieta, pues los cambios bruscos pueden poner en peligro la salud y resultar contraproducentes. Hay que empezar por sustituir los ingredientes refinados por integrales y añadir en las cinco comidas diarias alguna pieza de fruta y verdura con gran cantidad de antioxidantes, vitamina C y betacarotenos. Los frutos secos, las legumbres, la palta, el ajo, el germen de alfalfa, el brócoli, el hinojo o la alcachofa son saludables.

El mejor aliado será el pescado azul, fuente de ácidos grasos esenciales como el omega 3 o el omega 6. Ambos ayudan a reducir la inflamación del cuerpo y, por consiguiente, aquella que desencadena la obstrucción de los poros. A este grupo pertenecen el salmón, las sardinas, el atún, las anchoas o la caballa. Otros alimentos que sirven para aumentar el nivel de omega 3 en el organismo como, por ejemplo, las nueces, las semillas de calabaza, los pistachos o las avellanas, entre otros.

Fuente: Alimente

COMENTARIOS