Bizarro

Se hizo el paralítico por 12 años y engañó hasta al Papa Francisco

Roberto Guglielmi, un hombre florentino de 55 años hizo una estafa de película para cobrar un subsidio del Estado italiano

miércoles 17 de abril de 2019 - 12:02 pm

Roberto Guglielmi se hizo conocido en Florencia y toda Italia por una historia de vida ejemplar: luego de un supuesto accidente automovilístico en 2007 quedó parapléjico, pero logró salir adelante y lanzó un movimiento de lucha por los derechos de las personas con discapacidad. Esa historia lo llevó a conocer en 2015 al Papa Francisco. quien quedó conmovido al recibir una carta suya un año atrás y lo terminó recibiendo en una audiencia. El Papa, como todos, terminó cayendo en una estafa de película.

El 9 de abril pasado, cuando el hombre de 55 años regresaba a Florencia luego de unas vacaciones en Togo, se lo vio
bajando las escaleras del avión por sus propios miedos, sin silla de ruedas de por medio. Ante el dato, las autoridades iniciaron una investigación y confirmaron la versión a partir de las grabaciones de las cámaras de seguridad. Guglielmi caminaba sin problema.

Según informó el medio italiano Repubblica todo comenzó en 2007 con un falso accidente automovilístico. El objetivo: cobrar un subsidio del Estado italiano. A partir de ese momento, Guglielmi dijo y se mostró como un parapléjico. Su relato no tenía fisuras: contaba con un historial médico falsificado y, luego de convencer a amigos y conocidos de su trágica historia, asistió a cuanto médico pudo para que constatara su condición.

Para no despertar sospechas ante los profesionales, el florentino se inyectaba anestésicos locales que reducían la sensibilidad muscular de esas zonas. Fue de esa manera que pudo soportar dolorosas terapias.

Con lo del Papa fue más allá: además de cobrar un subsidio estatal buscaba ser un ejemplo de autosuperación. En 2014 le escribió al Sumo Pontífice, quien conmovido lo llamó por teléfono y al año siguiente lo recibió en el Vaticano. Su visita a la Santa Sede es ahora el principal argumento de Guglielmi para explicar su estafa: “El cielo me ha vuelto a abrir”, dice.

COMENTARIOS