Salud

Los problemas que afectan nuestra audición

Algunos consejos para cuidar nuestros oídos

miércoles 17 de abril de 2019 - 7:11 am

Cualquier sonido cuya intensidad rebase los 85 decibelios (dB) —un embotellamiento o música ensordecedora— constituye una amenaza para los oídos, sobre todo si la exposición es prolongada o reiterada. Puede lesionar o matar las células ciliadas del oído interno, que participan en la transmisión de señales auditivas al cerebro.

Entre más intenso sea el ruido, menor será el tiempo necesario para lastimar los oídos de quien esté cerca de la fuente. Si necesitás alzar la voz para hacerte escuchar por alguien parado a menos de un brazo de distancia, el daño es latente. Lo ideal es bajar el volumen, retirarse a un lugar menos bullicioso o protegerse con tapones u orejeras diseñadas con tal fin.

Escuchar música con audífonos es una causa común de pérdida auditiva. El sonido de muchos reproductores puede alcanzar, o superar, los 100 decibelios. Ciertos dispositivos muestran mensajes cuando el volumen rebasa el rango recomendado. Si tus aparatos no tienen esa función, bastará con que evites aumentar la intensidad al máximo.

La pérdida auditiva, a veces, se debe a afecciones subyacentes, como la rotura del tímpano. Asimismo, el oído interno se deteriora por el simple hecho de envejecer, y, por desgracia, no hay cómo evitarlo.

Otra de las posibles consecuencias de la exposición al ruido o el envejecimiento es la aparición de acúfenos. Este repique, silbido o zumbido de fondo suele producirse porque el cerebro intenta compensar su incapacidad para percibir el sonido entrante o porque las células ciliadas se lesionan y envían señales confusas.

El zumbido podría desaparecer; no obstante, en algunos casos permanece de por vida, ya sea de modo ininterrumpido o esporádico. Aunque el padecimiento afecta de modo diferente a cada paciente, el insomnio, el estrés, la irritabilidad y las dificultades para concentrarse se encuentran entre los posibles efectos.

Si al zumbido se le suma la pérdida auditiva (lo que suele pasar), el auxiliar amplificará los sonidos externos con objeto de desviar la atención del cerebro y atenuar, así, las molestias. Otros dispositivos potencialmente útiles para suprimir el acúfeno son los generadores de sonido blanco.

Si bien no hay cura para la pérdida auditiva o el zumbido atribuible al envejecimiento, atender estas afecciones evita problemas como aislamiento social, depresión o demencia y, por consiguiente, mejora el estado de ánimo, la independencia y la capacidad de interactuar con los demás.

Fuente: Selecciones Readers

COMENTARIOS