Salud

Mitos y verdades sobre las várices

Qué hay de cierto y qué no sobre los factores que pueden provocarla

miércoles 17 de abril de 2019 - 7:57 am

Mucho se habla sobre las várices, sus causas y formas de eliminarlas. Existen las hereditarias, que llevan la marca en la pared venosa. Cuestión genética que es inmodificable. Se pueden tratar pero no cambiar.

Las secundarias son las que traen los pacientes con alguna cirugía abdominal; con síndrome postrombótico, que es cuando hay una trombosis en la vena, debido a un trastorno en la coagulación de la sangre. Se recomienda el uso de la elastocompresión a través de medias de compresión, sobretodo en las personas que van a estar mucho tiempo de pie o mucho tiempo sentadas.

Ademas de realizar actividad física; caminar evitando el impacto de saltar o correr. También evitar las duchas con agua muy caliente y los baños de inmersión.

Debe tenerse en cuenta el factor nutricional, evitando el sedentarismo; cuidar el peso corporal, sobrepeso u obesidad; ya que es un factor que hace que las várices en las personas con factor hereditario, se manifiesten a más temprana edad. Otras cuestiones son las siguientes:

Color de las várices:

No indica otra cosa que el grosor del vaso comprometido, por lo tanto, que sea más o menos azul, o de tonos morados, no dice nada sobre la complejidad de la várice. Cuando la microcirculación venosa de la piel está dilatada aparecen las arañas vasculares. Las vénulas son de color azul, están bajo la piel dentro de la grasa. La dilatación del sistema principal que es el sistema venoso superficial, que está fuera del músculo es la que se conoce como várice.

Zapatos con tacos:

El taco de los zapatos de las mujeres no tiene nada que ver con la aparición de las várices, puede producir un problema del pie o acortamiento del músculo de la pierna, pero nadie tiene que ver con las venas dilatadas. De todos modos es recomendable no abusar de ellos.

El calor local:

No es cierto que ayuda a que aparezcan. Ni la bolsa de agua caliente ni la depilación con cera incrementan la posibilidad de sufrir o agravar las várices.

Las várices y los calambres:

El dolor, la incomodidad o los calambres que aparecen al estar acostado sobre la cama no es producto de las várices.

Pasar mucho tiempo de pie:

Con o sin tacos, estar de pie sí es una condición que puede ayudar a que se generen várices. Por lo mismo, poner las piernas en alto (posición vela, por ejemplo) alivia los síntomas porque producto de la fuerza de gravedad, la sangre se va hacia el corazón.

El problema es del sistema venoso que está enfermo y que hace que las venas se dilaten, pero exteriormente, ni el calor ni los tacos provocan un factor de riesgo para su aparición.

Las várices producen cansancio y pueden picar:

Las várices pueden producir varios síntomas como cansancio, sensación de pesadez e hinchazón. Como se trata de una enfermedad de las venas, generalmente la situación tiende a empeorar, con várices que, con el tiempo, duelen, pican, molestan e incluso se pueden romper, sangrar y ulcerar. Una de las alternativas es la cirugía, pero también existen algunos elementos externos que pueden ayudar al menos en el manejo de las molestias.

Las medias de compresión son también de gran ayuda, incluso para prevenir su aparición. Tienen compresión cónica o graduada. Son más apretadas en los tobillos y se vuelven más sueltas hacia las rodillas. También pueden ayudar a prevenir las várices, sobre todo en personas que pasan mucho tiempo de pie.

Fuente: Vida Sana

COMENTARIOS