Los famosos y la crisis

Paola Krum, otra de las actrices golpeadas por la crisis: “Así no se puede vivir”

La actriz reconoció que tuvo que achicar sus gastos porque "la plata no alcanza". Es una más de las figuras del mundo de la actuación que confiesan estar en problemas para llegar a fin de mes

lunes 15 de abril de 2019 - 1:47 pm

Paola Krum es otra de las personalidades del espectáculo que manifestó haber sido golpeada económicamente por la crisis que atraviesa el país. En una entrevista radial, la actriz confesó que el dinero ya no le rinde como antes y que se vio obligada a cambiar algunos de sus hábitos.

Krum aseguró que en su casa tiene “solo un cuarto calefaccionado, porque las cosas están difíciles” debido al aumento en las tarifas de gas. A su vez, la actriz reveló que durante el invierno piensa pasar en ese cuarto sus noches junto a su hija Eloísa, producto de su relación con Joaquín Furriel. “Antes, pedía delivery todos los días y ahora no puedo”, dijo Krum en diálogo con CNN Radio.

Además, se refirió a los aumentos en las tarifas de gas: “Tengo en mi casa calefaccionado un solo ambiente porque me han llegado fortunas que digo ‘así no se puede vivir'”.

La actriz, que protagoniza la obra Después de Casa de Muñecas en Paseo La Plaza, confesó: “Mi trabajo tiene esa costa tan inestable que de pronto estás trabajando a full y funciona y te va re bien, pero después, si querés elegir, tenés que tomarte un tiempo hasta que aparezca el proyecto que te gusta. Y si estás desesperado tenés que agarrar lo que viene”.

Dijo que no se considera una persona “gastadora”, y que prefiere usar su dinero en comprarle regalos a su hija. De todas formas, se sinceró: “Achiqué muchísimo mis gastos”.

“¡Mi amor! ¡Ahora te ponés exigente! -se habló a ella misma, con ironía-. Todo cuesta un huevo. Vas al supermercado y no te alcanza. Entonces me encontré en una situación en la que me aparecían trabajos, textos y propuestas, y yo la verdad que estaba esperando a que apareciera algo mejor. Viste cuando decís ‘ay, no, mejor espero un poquito más’ y voy contando la platita que me queda”.

Otros actores golpeados por la crisis

De esta manera, la actriz se sumó a dichos de varios colegas que reconocieron estar golpeados por la contracción económica. Georgina Barbarossa, por ejemplo, dijo hace un tiempo: “Cuando voy al supermercado no me alcanza la plata. No compro más la leche en cartón, sino que compro en sachet aunque pierda la comodidad de apilarlas. Tengo que hacer recortes”.

Nazarena Vélez, por su parte, también dijo haber recortado modificando hábitos alimenticios: ahora compra segundas marcas en el supermercado chino. “Tengo que elegir lo que voy a comprar. Hay cosas que ya no llevo. Soy mucho más cuidadosa y sé que no soy la única a la que le pasa”, dijo.

Otra actriz, una histórica y de renombre, que dijo estar complicada para llegar a fin de mes fue Ana María Picchio, quien además contó en Radio 10 que sacó su propia tarjeta SUBE para viajar en subte hasta el teatro. “Tengo dificultades y nunca las había tenido; es la primera vez, las cosas no están bien. Trato de hacer malabares para estar un poco más contenta de lo que se me ve”, explicó.

En el mismo sentido, Rodolfo Ranni contó también que también cambió su manera de movilizarse, aunque no de manera tan “drástica”. En Intrusos, el actor dijo que para ahorrar combustible, maneja por la Panamericana a 60 kilómetros por hora. “¿Cómo no se me va a complicar? Salir a laburar con el auto son de 600 a 700 pesos por día. Sin comprar nada, solo de nafta y peaje, y la bronca, porque eso también vale guita”, confesó.

En febrero, Enrique Pinti también manifestó su preocupación por la crisis económica. “Me asusta, no cuando me llegan las boletas de luz y el gas. Yo tengo una prepaga buena, que yo saqué en el año 83 y tengo el mejor plan; me llegaron 39 mil pesos más la insulina que uso, que es importada, porque así me lo mandó el diabetólogo, porque la puedo usar. Me sale 36 mil pesos por mes”, aseguró durante una entrevista radial. Luego de que Alfredo Casero y Marcelo Longobardi, entre otros, salieran al cruce de sus dichos, el humorista aclaró que lo suyo no era “tan grave como la situación de jubilados, desocupados y marginados del sistema”.

COMENTARIOS