La muerte de Natacha Jaitt

Raúl Velaztiqui Duarte reveló detalles sobre la muerte de Natacha Jaitt

Es uno de los últimos hombres que vio a la mediática con vida, y quien la llevó al salón de fiestas Xanadú

viernes 12 de abril de 2019 - 5:30 am

El empresario paraguayo Raúl Velaztiqui Duarte fue uno de los presentes la trágica noche en la que murió Natacha Jaitt.

El hombre, quien más tarde fue denunciado Ulises Jaitt por hostigamiento, había acompañado a la modelo al salón Xanadú, en donde hallaron su cadáver.

“Si bien estoy acusado por falso testimonio no tengo nada que ver con el causal de muerte. La verdad es que yo fui a una reunión de trabajo y una amiga terminó muerta. Me mataron en los medios”, explicó Velaztiqui en una entrevista con Chiche Gelblung en Crónica HD.

Durante el reportaje, el empresario dio detalles sobre el terrible evento y destacó la presencia de otras personas en el lugar “que no deberían estar ahí”: “El jueves de esa semana a Lissa, a Natacha y a mí nos pasan el contacto de (Gonzalo) Rigoni, me comunico con él y coordinamos la entrevista. Lo que ella habló con él no lo sé. Llegamos y me encontré con dos personas que no debían estar ahí, pero nada me llamó la atención. Había otro empresario que tampoco sabemos dónde está y que me gustaría que en algún momento aparezca porque salió corriendo como una rata. No me acuerdo el apellido”.

“Jamás vi droga. No sé dónde ellos consumían porque yo nunca la vi y no tuve acceso. Todo lo que pasó después no es normal. Lo que hicieron conmigo no tiene nombre, me pasé 14 horas sin tomar agua y sin comer en un lugar para preservarme. Hoy la policía tiene un celular para peritar gracias a que yo lo presenté, el cual no fue manipulado”, agregó Velaztiqui, haciendo referencia a las pericias tecnológicas que están realizando sobre los celulares.

Entre los recuerdos de esa noche, también reveló todo lo que ocurrió en el momento en el que encontraron el cuerpo de Natacha sin vida: “Cuando subí la vi con una bata y descompuesta. Le hablé y no contestó. Ahí Rigoni casi me apoya, estaba drogado y me dio miedo. Me intimidó esa situación. Le dije “¿loco qué pasó? y él la da vuelta y empezamos a reanimarla. Le dije que llame a la policía y desde ese momento comenzó el infierno”.

COMENTARIOS