Salud

Rinitis alérgica: cómo prevenir o aliviar los síntomas

Qué podemos hacer para combatir la molesta alergia

domingo 14 de abril de 2019 - 7:25 am

La rinitis alérgica, conocida comúnmente como alergia al polen, es un cuadro muy frecuente. Se trata de una inflamación de la mucosa nasal ocasionada por un alergeno (en este caso, el polen) y que genera una serie de síntomas como lagrimeo continuo, secreción de mucosidad o estornudos, congestión nasal, picazón en la nariz, techo de la boca, garganta y ojos llorosos.

Prevenir los síntomas de la alergia

– Mantener a alejados los alergenos en casa: aspirá y limpiá con soluciones húmedas las superficies de la casa (suelo, muebles, alfombras, tapicerías, cortinas, peluches, etc.)

– Evitá tener dentro de casa plantas que produzcan polen, así como animales que pierdan pelo.

– Airear la cama y lavar las sábanas al menos una vez a la semana a temperaturas elevadas (más de 60ºC)

– Limitar las actividades al aire libre los días en los que hay niveles elevados de polen.

– Evitar los ambientes con humo o polvo y las corrientes de frío.

– Mantener las ventanas cerradas en la casa o en el auto para que no entre el polen.

– Lavarse las manos al entrar en casa para eliminar restos de polen.

– Aumentar el consumo de frutas y verduras, especialmente las ricas en vitamina C (kiwi, naranja, tomate), antihistamínico natural, ácido fólico y quercitina, que ayuda a prevenir la congestión y las reacciones alérgicas al polen (manzana, cebolla y espinaca).

Aliviar los síntomas de la alergia

Entre los fármacos que se suelen utilizar como tratamiento de los síntomas se encuentran los antihistamínicos, el cromoglicato disódico y los corticoides, pero siempre deben ser recetados por el médico.

Aparte de eso, hay algunas formas para aliviar los síntomas de congestión e irritación:

– Lavar con frecuencia los orificios nasales con suero fisiológico para que la mucosidad fluya.

– Lavar los ojos con suero fisiológico para limpiar las partículas de polen. También hay unas toallitas calmantes monodosis.

– Elevar la cabecera de la cama, ya que la congestión empeora al estar recostados.

– Utilizar un vaporizador de aire frío para humedecer el ambiente y contribuir a que la mucosidad fluya.

– Si se trata de un bebé, ofrecele el pecho o mamadera con frecuencia para contribuir a que los mocos circulen.

Fuente: ABC del bebé

COMENTARIOS