Empresas

Por problemas financieros, Lázaro Báez evalúa llamar a concurso de acreedores

Los bancos le cortaron a la compañía del empresario, Austral Construcciones, todas las líneas de crédito y está imposibilitado de traer fondos del exterior por las sospechas de lavado de dinero

viernes 11 de abril de 2014 - 10:18 am

El empresario cercano al Gobierno Lázaro Báez, estaría atravesando problemas financieros, según fuentes relacionadas al Banco de Santa Cruz y del Nación, que le cortaron todo tipo de líneas de crédito. Por ésto, el empresario comenzó a estirar los pagos de los proveedores. Mientras, sus asesores analizan si es conveniente presentarse a concurso de acreedores, que da cuenta del posible inicio de la quiebra.
[pullquote position=”right”]Por problemas financieros, Lázaro Báez evalúa llamar a concurso de acreedores[/pullquote]

“La empresa pasa el peor momento de su historia, pero sólo eso. Es la misma situación que se vive en cada una de las constructoras del país. No hay dinero, pero tenemos muchas certificaciones de obra que nadie tiene. Eso es capital”, le aseguró al portal Infobae un vocero de Austral Construcciones, la compañía de Báez.

La imposibilidad de traer fondos depositados en cuentas del exterior por la acusación ante la Justicia de sospechas de lavado de dinero, es el problema más grave que afronta en este momento el empresario k, en cuanto a lo informado por las fuentes al mismo medio.

Báez sólo estaría en condiciones de blanquear algunos millones de dólares, de aquellos que estarían en paraísos fiscales como Panamá o las Islas Seychelles, mediante de la exteriorizacion de capitales, que el Gobierno volvió a prorrogar hasta fines de junio de este año.

Otro hecho fundamental que golpeó seriamente a Austral Construcciones se dio el 11 de junio del 2013, cuando sus principales competidores, los kirchneristas Gerardo Ferreyra y Osvaldo Acosta, dueños del Grupo Electroingeniería, ganaron la mayor licitación de la historia de la Argentina, la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernik, a orillas del río Santa Cruz, contrato que ya casi tenia cerrado Báez pero el Gobierno le habría bajado el pulgar por las denuncias.

COMENTARIOS