Belleza

Limas de uña: qué tipos hay y cuáles te convienen

Son uno de los productos infaltables en el necessarie

domingo 7 de abril de 2019 - 7:54 am

Las limas de uñas son uno de los productos infaltables en el necessarie. Pueden identificarse por la forma, el grosor o calibre y el material.

¿Qué calibres hay?

– La lima regular o mediana tiene un grano de 150 a 180, calibre que se usa para rebajar uñas naturales.

– La gruesa o de 80 a 120 es el grosor recomendado para las artificiales, como gel o acrílico. No se recomienda en las naturales porque las puede agrietar.

– Las finas son de 240 y se usan para el acabado de la uña

– Las extrafinas o de pulido, de calibres de 400 a 1200, sirven para pulir y abrillantar la superficie, les dan una terminación similar a si trajeran barniz transparente.

¿De qué materiales pueden ser?

– Cartón o papel: Tienen el grano pegado sobre cartón o madera, y suelen traer dos calibres, un lado rojizo y otro amarillento, con un calibre más fino que el otro, para limar y acabar.

– Acolchadas: traen grano entre 100 y 200, con distintas caras y zonas para limar. Sirven para dar un acabado parejo y eliminar restos del limado. Con estas también podés preparar la superficies antes de aplicar productos de manicure.

– Acrílicas: son más resistentes que las de papel, no absorben la humedad, ni se rompen con tanta facilidad, pero siguen siendo desechables.

– Metal: aunque son muy populares, y casi siempre viene una pequeñita en los cortauñas, no son recomendables pues tienen un grano muy grueso que provoca que la uña se rasgue y quiebre con facilidad.

– Bloques pulidores: son de cuatro a ocho caras, con distintos calibres de lima, desde la que reduce hasta la que abrillanta.

– Minerales: son menos conocidas y son ideales para uñas sensibles.

– Vidrio o cristal: son la última tendencia que usan las especialistas en cuidados y aplicación de uñas. Son muy duraderas y no son desechables. Funciona tanto para uñas naturales, como sintéticas, en manicuras y pedicuras.

La superficie abrasiva tiene garantía de por vida y se logra utilizando un ácido especial que le da su característico grano. Este se encuentra integrado a la superficie, es decir, no está pegado o sobrepuesto como en las limas de cartón y metal, lo que favorece que se gasten y caigan.

Por sus características, ofrece higiene absoluta, ya que no absorbe ningún material y es fácil de esterilizar, todo lo que facilita su reuso.

Fuente: Vix

COMENTARIOS