Salud

Después de hacer ejercicio: ¿ducha fría o caliente?

Estos son los beneficios de ambas opciones

domingo 7 de abril de 2019 - 7:23 am

Uno de los momentos más relajantes luego de hacer ejercicio es el momento de ducharse. Allí la temperatura juega un factor clave: el agua fría activa nuestras defensas y el agua caliente limpia nuestra piel y elimina las toxinas de nuestro cuerpo.

Los beneficios se ven una vez que el cuerpo se ha habituado y se ha aclimatado, ya sea con la ducha fría o caliente. Estos son algunos de los efectos positivos de ambas opciones. Procurá hacerlo recién terminada tu rutina o esperá entre 20 o 30 minutos para que tu cuerpo esté en su temperatura habitual.

Agua caliente

1.- Aumenta la circulación en la sangre de todo el cuerpo

2.- Ayuda con la relajación lumbar y la tensión muscular creada durante el ejercicio

3.- Te ayuda a relajarte

4.- Estimula el movimiento intestinal

5.- Adiós al insomnio, estrés y ansiedad

Agua fría

1.- Sensación de frescura y dinamismo

2.- Reducción del dolor muscular

3.- Estimula el metabolismo y con ello, el sistema inmune

4.- Ayuda a mejorar la respiración y la temperatura corporal

5.- Aumenta la energía y mejora tu humor

COMENTARIOS