Racing campeón

“1-2-5-9”, la columna vertebral que fue una pieza clave en el título de Racing

La Academia supo mantenerse en lo más alto de la Superliga desde el comienzo y fue gracias a una base sólida que le dieron cuatro protagonistas claves

lunes 1 de abril de 2019 - 6:57 pm

Por Gonzalo Fonsalido (@GonFonsalido)

Racing se coronó como nuevo campeón de la Superliga tras igualar con Tigre en Victoria y porque Defensa y Justicia no pudo quedarse con los tres puntos ante Unión en Varela.

Del equipo de Coudet se pueden analizar muchas cosas, pero inevitablemente cualquier reflexión sobre el flamante campeón nos va a llevar a nombrar a la columna vertebral, que fue clave para mantenerse arriba como puntero: El arquero, Gabriel Arias; el central Alejandro Donatti; el volante, Marcelo Díaz; y en el ataque, Lisandro López. O el “1-2-5-9”.

Resultado de imagen para gabriel arias

Gabriel Arias: Empezamos por abajo, el arquero, una pieza fundamental para sostener a Racing en la punta del campeonato. Llegó a reemplazar a Juan Musso debajo de los tres palos, en silencio, y terminó siendo una muralla en el elenco de Avellaneda para la obtención de la Superliga Argentina.

No solo debajo del arco, sino que atento ante cualquier cobertura que tenía que realizar ante cualquier error del fondo. Sobrio y brindando una seguridad admirable cada vez que una pelota llovía al área. Un claro ejemplo fue el partido ante Independiente, donde el chileno fue la notable figura de la Academia cuando el Rojo se venía con todo en busca del empate.

Resultado de imagen para alejandro donatti goles racing

Alejandro Donatti: Muchas veces, los centrales son característicos por ser una pared en la última línea; otros, son reconocidos por marcar varios goles a pesar de jugar en el fondo; El Flaco, en cambio, cuenta con ambas cualidades, solvencia defensiva y aporte goleador. Una bestia en las dos áreas, en la que Coudet confió desde un principio para que vista los colores de la Academia.

Junto con Leonardo Sigali y Gabriel Arias formaron un triangulo de seguridad suprema en el fondo albiceleste y, a pesar de haber tenido una lesión en el medio, nunca bajó el nivel de rendimiento. Claro a la hora de salir jugando con los pies y varias veces siendo determinante en el área de enfrente para abrir los partidos. El segundo miembro de la columna del campeón.

Resultado de imagen para marcelo díaz racing

Marcelo Díaz: Sin dudas el cerebro del mediocampo, un verdadero relojito en la parte de la cancha donde más pelotas suelen circular. El chileno no solo aportó jerarquía al medio de Racing, sinó que se transformó en el pulmón del equipo de Coudet. Un todocampista, como se dice hoy en día, que siempre estaba bien parado tanto como para hacer los relevos, como para mostrarse como salida con la pelota.

Con el correr de los partidos, el trasandino le sacó el puesto a Neri Domínguez a base de excelsos rendimientos y se adueñó del corazón del campeón de la Superliga. Claridad a la hora de jugar que fue vital en la idea que quería desarrollar Coudet con la pelota en su poder. Es el tercer pilar de la base que mantuvo en la cima a la Academia.

Resultado de imagen para lisandro lopez racing

Lisandro López:  Un verdadero capitán y referente, tanto dentro como fuera del campo de juego. Indispensable en el once por lo que hizo en los partidos de la Superliga, pero también muy inteligente a la hora de sacar el escudo y bancar a Eduardo Coudet, cuando el caso Centurión había causado un gran revuelo en el Mundo Racing.

Su papel dentro de la cancha no sólo se limitó a transformarse en el artillero del campeonato, sino que se transformó en el cerebro del ataque blanquiceleste. Si no anotaba, generaba. Siempre fue un peligro para los defensores rivales y el Chacho podía estar tranquilo de tener un entrenador dentro de la cancha.

La experiencia le permitió a Licha ser el baluarte del equipo. Jamás tuvo problema para acoplarse a lo que pedía el entrenador o incluso a lo que necesitaba el partido. Supo complementarse tanto a Cristaldo como a Cvitanich, se adaptó a cualquier planteo táctico que armó Coudet y coronó su excelente actuación con la obtención de un título.

Lisandro es la cabeza del iceberg. El símbolo de un Racing que supo mantenerse en lo más alto del principio con la firme columna vertebral formada por el “1-2-5-9”, que supieron entender a la perfección lo que quería Coudet para convertir en realidad el sueño de ser el mejor de Argentina.

 

COMENTARIOS