Opinión

Si hubiera un 3er. semestre…

Luis Alejandro Rizzi

Abogado especializado en Derecho Comercio, con experiencia en la gestión del aerocomercio

Lamentablemente para Mauricio Macri, el año tiene 12 meses, o sea que hay 2 semestres. Para un año de 3 semestres habría que instalarse en una órbita solar diferente. Es cierto que Jaime Durán Barba es creativo y Marcos Peña es insistente pero es muy difícil que consigan alterar la astronomía...

domingo 31 de marzo de 2019 - 2:14 pm

Columna publicada originalmente en Urgente24

El otro día me decía un  militante del PRO, no de “Cambiemos”,  “(…) lástima que este año no tenga un “3er. semestre”, lo necesitamos para ganar las elecciones (…)”.

Yo pensé para mi: si no existiera el océano Atlántico podríamos viajar a Europa en auto o en tren e incluso por una bicisenda….

Esta idea del “3er. semestre”  ilustra  el micro clima de optimismo que existe en algunos dirigentes del “PRO” aunque ahora muestra cierto temor por la investigación sobre intención del mercado electoral que está haciendo el equipo de Jaime Duran Barba, a nivel nacional.

Tomando como referencias el menú de encuestas disponibles es muy difícil que los resultados difieran mucho, si es que llegaran a diferir, podrían ser incluso más graves para el oficialismo del “PRO”.

En este punto, el “PRO” tienen otro problema, que es  el de su propia soberbia sin causa que les impide ponerse en el lugar de esa gran mayoría que supera el 32% de pobreza, uno de cada tres argentinos, y de ese otro segmento que le cuesta llegar a fin de mes, que podría ser mas de un 20%.

Pero ellos lo relativizan lo que no es más que, un modo de racionalizar la impotencia restándole importancia o gravedad a las cuestiones.

Es un partido sin “sensibilidad” por más que, como gobierno incremente el “gasto social”, que al fin de cuentas es la confesión de un fracaso, más que el ejercicio de una acción virtuosa.

La excepción es Maria Eugenia Vidal que posiblemente perderá  muchos votos por el lastre que significa compartir la boleta con Mauricio Macri.

La oposición ya tiene un slogan para evitar el corte de boletas: “Vidal es Macri”, van juntos…, difícil de revertir. Es un sofisma impactante en el momento de elegir.

“Cambiemos” es una mera y endeble coalición electoral, hoy de muy  dudoso efecto,  por la sencilla razón que no es una  “alianza para gobernar”, dado que gobierna el “PRO” con exclusividad.

La presencia de algún funcionario radical en el gobierno no es más que el usufructo de una de las tantas “patéticas miserabilidades” que, el “PRO supo distribuir, cumpliendo una suerte de papel de “Caritas” de la política…, en este caso distribuye bienes…algunos en buen estado.

Asi, el PRO transfiere gratuitamente a sus aliados sus errores y los malos resultados y pretende adjudicarse algunas de las cosas que se hicieron bien, pero quizás mal en su instrumentación, de modo exclusivo.

Solo el “PRO” es el futuro, todo lo demás, radicales incluidos, son el pasado.Es la prueba cabal no solo de su mediocridad sino de su mínima estatura política.

Esto explica que muchos radicales, más que la UCR como partido, pugnan, con razón, para dejar la “coalición electoral” o del “balotaje” como llama Ignacio Zuleta, para buscar horizontes donde puedan tener no solo voz, sino también voto.

En cierto modo es bueno, salen a buscar responsabilidades.

Algunos dudan de que la UCR deje a la coalición electoral “Cambiemos”, pero aunque se mantenga adentro no se puede negar que ha perdido solidez. Tengamos en cuenta que el balotaje pasado se resolvió por menos de tres puntos, hoy esa diferencia podría favorecer a la oposición, incluso podría ser mayor.

Decíamos en una nota pasada a titulo de rumor que, estaría en génesis en lo más íntimo del PRO un plan electoral alternativo, sin Mauricio Macri como candidato para las próximas elecciones.

Hoy diría que ya es más que un rumor, pero se ha convertido en una suerte de misterio del cuarto amarillo, la famosa novela de Gaston Leroux.

La pregunta difícil de responder es: ¿Cómo sale? Y ¿quién entraría?

Maria Eugenia Vidal está descartada porque sin ella, habría que dar por perdida a la Provincia de Buenos Aires, no hay candidato para su reemplazo.

El otro nombre es el de Horacio Rodriguez “Geniol” Larreta, pero ya se habría comprobado que no mide, de donde todos los planes “B”, “C”, “D” y las letras que siguen, excepto la “M” retornan como “boomerang” al plan “MM”.

Eduardo Duhalde podría decir  el “PRO” y  su disfraz “Cambiemos” está condenado al fracaso y Jorge Asis podría agregar, el 3er. puesto lo tienen asegurado…

El “PRO”, se está cocinando muy lentamente en su propia soberbia, sazonado por su insensibilidad y sus propias miserias.

Lo que quedaría, y es según se animan a decir algunos, incluso en el propio “PRO”, es un volantazo, armando un nuevo gabinete. 

En lugares clave –Jefatura de Gabinete, Hacienda, creando un sólido Ministerio de Economía, Obras Públicas-  con quienes podrían ser futuros ministros de un gobierno, si bien presidido por Mauricio Macri, sin Peña, con todo el aura de un monje negro, ni Dujovne, una suerte de Dr Waston de Christine Lagarde.

Rogelio Frigerio debería ser Jefe de gabinete y un perfil como el de Ricardo Lopez Murphy ministro de Economía. Emilio Monzó, debería ser ministro del Interior y me animaría a ofrecerle a Juan Grabois la administración de la pobreza social para iniciar realmente la vía de su reducción, debiendo  participar en la tarea para darle plena credibilidad a la convicción de pobreza “cero” del presidente Macri.

Estos ministros deberían presentar las bases de un programa y compartir su ejecución y control con quienes podrían integrar una real “alianza de gobierno”.

Si el “PRO” intenta mantener la “coalición electoral parta el balotaje” creo que estaría sellando su suerte electoral y su futuro como fuerza política.

Si en cambio presente una “alianza de gobierno” amplia, haciendo ya cambios imprescindibles en el gabinete actual, como el ave Fénix podría no solo renacer, sino purificarse.

Veremos si opta por la miseria o la grandeza…

En esa elección podría estar nuestra suerte futura, más que en la de octubre.

Este seria metafóricamente un posible “tercer semestre”…

La verdad, no creo en el espíritu de grandeza del gobierno y tengo en duda la de muchos de sus opositores.

Es hora de ponerlos frente a frente, para saber si tienen una mano virtuosa disponible o el vicio del furor y la ira…

COMENTARIOS