Judiciales

Otro empresario comprometió en la Justicia a D’Alessio y al periodista Santoro

El dueño de la petrolera patagónica OPS, Mario Cifuentes, declaró durante 9 horas en los tribunales de Dolores y explicó cómo el falso abogado lo presionó en connivencia con el periodista de Clarín para exigirle 1,2 millones de dólares a cambio de "salvar" a su empresa de una deuda con la AFIP

jueves 28 de marzo de 2019 - 1:43 pm

El dueño de la petrolera patagónica, Mario Cifuentes, denunció en la Justicia al falso abogado, Marcelo D’Alessio, por extorsionarlo, amenazarlo y exigirle 1,2 millones de dólares a cambio de gestionarle una negociación con agentes de la AFIP para renegociar una deuda millonaria que tenía la compañía con el ente recaudador.

Todo comenzó con una crisis que enfrentó la petrolera en 2016: ese año, YPF -hasta ese momento su principal cliente- le rescindió los contratos a OPS y la petrolera comenzó un período de asfixia económica y financiera que la llevó a acumular una deuda millonaria con la AFIP.

El empresario contó ante los tribunales de Dolores que conoció a D’Alessio un día en el que se iba a reunir con personas que lo contactarían con presuntos inversores interesados en comprar la compañía. Cifuentes se reunió con dos personas que eran representantes de un inversor a las que, para preservar su identidad, denominó X5 y X6 -aportó sus datos personales en un acta por separado-. Luego se sumó un tercero (X3).

Ante la Justicia, Cifuentes dio más detalles sobre el derrotero que siguió a ese encuentro: “Entre fines de noviembre o principios de diciembre de 2017, X3 nos convocó a una reunión en el café del MALBA, donde fui con mi hijo y mi abogado, ya que X3 iba a ir con sus abogados. En esa reunión llegó X3 sin ningún abogado y se presentaron dos personas que luego reemplazarían a X5 y X6 como representantes del inversor, a quienes identificaré en esta declaración como X1 y X2”.

El juez Ramos Padilla escuchó el relato del empresario Mario Cifuentes

A los pocos meses, X1 le generó un encuentro de trabajo y le prometió que sería “muy importante” ya que le presentarían a un abogado especialista en temas tributarios que lo ayudaría a “lograr un acuerdo con AFIP”. Fue allí cuando conoció a D’Alessio en el exclusivo country Saint Thomas, en Canning. Ese día, D’Alessio se presentó como delegado de la DEA y especialista en Seguridad y Narcotráfico.

Cifuentes contó que se vio sorprendido por el estilo  de D´Alessio: “Me trató con muchísima confianza ni bien llegamos. (…) Un tema concreto que él abordó en esa charla era la deuda de la empresa, él me hablaba de que la deuda era de 800 millones de pesos con la AFIP, yo le discutía que ese no era el monto y que contaba con una verificación de deuda en el concurso preventivo por menos de $ 400 millones, y él me discutía que eso no era así, me dijo que además de ser abogado era economista”.

Y siguió: “Me dijo que la podía reducir porque trabajaba con un equipo de personas, que estaba conformado por gente que trabajaba en la AFIP y gente que había trabajado para ese organismo fiscal, y que por eso me iba a cobrar el 10 % del ahorro efectivo. (…) Me decía que tenía el poder de parar todo eso y que normalmente el precio de ‘esto’ era entre cuatro y cinco millones de dólares, pero me decía ‘yo te lo puedo arreglar por menos’”.

Además, para presionarlo a que tomara ese “servicio”, D’Alessio le mostró una suerte de legajo: “Estaba toda esa información sobre mí: mi pasaporte, mi DNI, los datos de mi mujer, mi hijo, mis llamadas telefónicas, los datos dónde vivía, mis ingresos migratorios, alquileres de aviones”. Ese documento tenía logo de la AFI.

Cifuentes luego contó una fuerte extorsión que le lanzó D’Alessio: “Me dijo que sabía que yo había vendido un departamento en Madrid -cosa que es verdad-. Todo el tiempo así, hasta que en un momento me dijo algo que me enervó y golpeó anímicamente, me dijo ‘imagínate que a tu hijo lo paren en un operativo con el Mercedito y le encuentran 5 kg, no sale nunca más’, ahí se volvió más tensa la reunión, pues yo claramente lo entendí como un apriete muy feo”.

El supuesto rol de Santoro

El relato del petrolero continuó: si bien en un primer momento resistió la exigencia, el 4 de abril de 2018 D’Alessio lo llamó por teléfono con un mensaje: “Mirá esta noche el programa Animales Sueltos”. “Lo miré –declaró Cifuentes- y en un momento Santoro, cuando hablaba del caso de corrupción de una empresa constructora de Brasil (O.A.S.), en vez de decir la empresa de Brasil dijo el nombre de mi empresa, concretamente dijo ‘la empresa constructora O.P.S. que le arregló el departamento y que eso es el pago de la coima para recibir trabajos en Petrobras’. La verdad que eso me llamó la atención, pues era evidente que eso era un mensaje para mí”.

24 horas después volvió a recibir un mensaje de D’Alessio, esta vez, por vía telefónica. El falso abogado lo llamó desde un número oculto: “Me volvió a llamar por teléfono y me dijo ‘último aviso’: ‘Mira el programa de esta noche, si no reaccionas mañana, esto es una guerra, te sacan en Clarín y ahí empieza’”.

Y la amenaza se cumplió, ya que dos días después, el 6 de abril, Santoro publicó en Clarín un artículo titulado “Otro empresario K que hizo negocios millonarios con el Estado. El nuevo Lázaro Báez debe $ 800 millones y lo investigan por lavado de dinero. Se trata de Mario Cifuentes quien creó la empresa OPS en el 2003 y pasó a ser un proveedor privilegiado de YPF y Vialidad Nacional”.

Pero no fue el único artículo: “En otros días, también sacaron notas similares del mismo tenor, con datos erróneos y maliciosos. Siempre fue el diario Clarín”, señaló Cifuentes.

Qué ocurrió con la empresa

Según contó Cifuentes, tras las reuniones con D’Alessio, a él no lo volvió a contactar ni a ver más.

Si bien el dueño de OPS intentó por otras vías salvar a su empresa, no tuvo suerte.

“En diciembre de 2018 el juzgado decretó la quiebra de O.P.S., pese a contar con la doble mayoría de acuerdos con los acreedores que la Ley de Quiebras exige para evitar la quiebra, razón por la cual apelamos esa decisión y hoy la situación está en trámite ante la Cámara Comercial de C.A.B.A”, concluyó.

COMENTARIOS