Política

Estas serían las primeras medidas de Roberto Lavagna si es electo presidente

Si bien el exministro de Economía no confirmó su candidatura, se mueve para tejer alianzas: cómo piensa su Gabinete, su renegociación con el FMI, y una necesaria motorización de la economía local

miércoles 27 de marzo de 2019 - 12:08 pm

Si bien aún no confirmó si se presentará como candidato presidencial, se da por descontado que Roberto Lavagna competirá. El ex ministro de Economía mide bien, no está manchado con causas de corrupción y es un hombre que sabe tejer alianzas. Son sus puntos fuertes, además que es considerado “serio” en materia económica.

Pero aún no quiere aventurarse a confirmar su candidatura. Por el momento se concentra en conseguir consensos claves que le permitan gobernabilidad en caso que desee lanzarse en la lucha por el sillón de Rivadavia. Es por ello que ya visitó a gobernadores, embajadores y hasta organismos internacionales con interés en el futuro argentino, como el Fondo Monetario Internacional.

Fueron en esas charlas donde se establecieron lineamientos generales de lo que sería su plan de gobierno. Según informa La Política Online, la principal tarea de Lavagna será hacer un acuerdo entre los todos los actores posibles como señal de unidad nacional, pero con especial énfasis en el radicalismo. Es algo similar a lo que hizo Eduardo Duhalde, que integró en su gabinete a ministros de la UCR y el PJ.

Tejer alianza amplia

Lavagna quiere mostrar consenso y capacidad política para calmar el mercado, constantemente inseguro en la gestión de Mauricio Macri..

El economista está atento al desenlace de la Convención radical, aún sin fecha ni lugar pero necesaria para acordar el marco de alianzas, teniendo en cuenta el creciente malestar entre sectores de la UCR y el PRO. La idea del exministro es convocar al mayor número de radicales .

“Piensa en un acuerdo económico-social similar al de 2002. Sólo hay margen para una oposición macrista y otra de izquierda y/o kirchnerista”, remarca una fuente a LPO. El equipo de Lavagna estaría conformado entonces por peronistas, socialistas y radicales.

En ese tejido es clave el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, que se empieza a consolidar en el lavagnismo como un constructor político incansable. La gran apuesta es extender este marco de alianzas, que incluye a los gobernadores peronistas, hasta el porteño Martín Lousteau, como reveló este medio.

Negociación con el FMI

En este marco, imagina una rápida negociación con el Fondo Monetario Internacional. El ex ministro ya se reunió tres veces con los técnicos del organismo que siguen el caso argentino. En esas reuniones el equipo que lidera el italiano Roberto Cardarelli reconoció de inmediato que el primer acuerdo negociado con la administración de Macri en agosto del año pasado fue “muy malo”, pero defendieron el segundo entendimiento.

Lavagna buscará renegociar el acuerdo: cree que la meta del déficit en 2020 es imposible y aun lográndolo, más difícil será salir de la recesión, mejorar la recaudación fiscal y empezar a pagar los vencimientos al FMI al año siguiente.

La contrapropuesta: modificar el plan de déficit cero a cambio de una reducción del alto porcentaje de encajes impuesto por el Banco Central a los bancos, a los que les exigiría reservar una porción de esos fondos para créditos productivos a tasas razonables.

El consumo interno

Otra prioridad será incentivar el consumo interno, destrozado por la recesión de una economía congelada. Lavagna no piensa darle prioridad a las “reformas estructurales” que exige el FMI, como la reforma previsional o laboral que Macri intenta concretar desde que asumió y ahora promete para un eventual segundo mandato. Considera que esto sólo empeoraría la conflictividad social y no arrojaría mayores beneficios a la delicada situación del país.

COMENTARIOS