Política

La pelea que desató el papelón en el recibimiento de la realeza española

La cartera dirigida por Guillermo Dietrich quiere desplazar a Intercargo, la empresa que maneja casi monopólicamente el servicio de rampa: detrás, la pulseada del Gobierno para flexibilizar las condiciones laborales aeronáuticas

martes 26 de marzo de 2019 - 11:31 am

Luego del papelón en el recibimiento de los reyes de España, que al arribar al país estuvieron una hora demorados en su avión por la falta de una escalera adecuada, se desató una interna entre el Gobierno y la empresa estatal Intercargo, que se dedica casi monopólicamente a la atención en tierra de los aviones que llegan al país.

El 15 de enero pasado, a través del decreto 49/2019, el Gobierno dispuso abrir el mercado del denominado servicio de rampas para acabar con la exclusividad de Intercargo, que cuenta hoy con unos 1750 trabajadores a los que el Estado prevé reubicar en otras áreas si es que finalmente logra romper la concentración del servicio.

El lunes un grupo de delegados gremiales de Intercargo asistió a las oficinas del Ministerio de Transporte para avanzar en la eventual reestructuración.

Según informa La Nación, el incidente con el avión oficial de la realeza española fue un tema de debate obligado. Desde el organismo presidido por Guillermo Dietrich deslindaron cualquier responsabilidad en la Fuerza Aérea y evitaron señalar a los operarios de Intercargo. Sin embargo el mismo medio consigna desde otro sector de esa cartera sospechan de la Unión del Personal Superior Aeronáutico, que es el gremio que tiene injerencia en la empresa estatal.

La decisión del Gobierno de quitarle el monopolio del servicio a Intercargo es parte de la pulseada entre el Gobierno y los gremios aeronáuticos, que rechazan el desembarco de las líneas aéreas low cost. Detrás de la disputa está en juego la redefinición de la política aerocomercial y un cambio de fondo en las condiciones laborales, con reducción de costos, flexibilización de leyes y controles, y hasta el posible final de los convenios colectivos.

COMENTARIOS