Evolución Tecnológica

Nuevo software permite ver en un minuto como serás de grande

Automáticamente va generando las imágenes del paso del tiempo y cómo este impacta en la cara de un niño hasta que se convierte en adutlo

jueves 10 de abril de 2014 - 3:55 pm

Investigadores de la Universidad de Washington desarrollaron un software que genera automáticamente imágenes de la cara de un niño a medida que envejece a través de toda la vida. Es una técnica automatizada, que trabaja con mala iluminación, expresiones y poses. [pullquote position=”right”]Nuevo software permite ver en un minuto como será un chico de grande[/pullquote]

Ira Kemelmacher-Shlizerman, profesora de informática e ingeniería, explicó: “El envejecimiento de niños muy pequeños a través de un sola foto es considerado el más difícil. Para esto tomamos fotos de niños en condiciones sin restricciones y encontramos que nuestro método funciona muy bien”.

Como la forma y el aspecto de la cara de un bebé suele cambiar de manera drástica, el cambio es difícil de modelar y predecir. Por esto, la técnica utiliza el promedio de miles de caras de la misma edad y sexo, para calcular los cambios visuales entre los grupos a medida que envejecen y aplicar los cambios a la cara de una nueva persona.

Lo que hace este software, es determinar la disposición promedio de píxeles entre miles de fotos que se toman al azar en Internet, de diferentes edades y géneros. Luego, un algoritmo es el encargado de encontrar las correspondencias entre los promedios de cada tramo y calcula la variación media de la forma facial y la apariencia entre las edades. Estos cambios se aplican a la foto de otro chico para predecir su aspecto a los 80 años.

Steven Seitz, profesor de ciencias de la computación e ingeniería y coautor de la investigación, afirmó: “Nuestros estudios demuestran que los resultados de progresión de edad son tan convincentes que la gente no puede distinguirlas de la realidad. Cuando se muestra la imagen de un niño al que se le ha aplicado la progresión de edad y otra de la misma persona en la edad adulta, los voluntarios no son capaces de identificar con fiabilidad cuál es la foto real”.

COMENTARIOS