Televisión

Video: la polémica frase del Pollo Sobrero sobre la inseguridad

El gremialista comenzó con un relato personal sobre su padre, quien fue víctima de un asalto y estuvo al borde de la muerte

lunes 25 de marzo de 2019 - 9:40 am

El Secretario General de la Unión Ferroviaria Sección Oeste, Rubén Darío “Pollo” Sobrero lanzó una categórica afirmación al analizar la problemática de la inseguridad en la Argentina.

“Si alguien quiere entrar a mi casa yo lo cago a tiros y me importa tres carajos“, disparó el gremialista en diálogo con el programa Debo Decir, mientras se discutía respecto del nivel de criminalidad en el país.

Sobrero comenzó con un relato personal sobre su padre, quien fue víctima de un asalto y estuvo al borde de la muerte. “Yo casi más pierdo a mi viejo porque le pegaron un tiro, todavía está con el problema ese“, recordó.

Entonces el gremialista analizó los puntos que llevan a que los niveles de criminalidad vayan en ascenso en lugar de disminuir este tipo de casos: “Si nosotros no empezamos por el principio, nunca vamos a tener una respuesta concreta. Si vos no entendés que la educación y el laburo son fundamentales para aislar a los pocos que delinquen, vos estás creando un gran ejército de delincuentes“.

Sorprendido por su primera respuesta, el conductor del programa, Luis Novaresio, retomó la primera afirmación de Sobrero. “¿Es metáfora lo que me dijiste de los tiros?“, le preguntó.

“No, te lo puedo asegurar. Si vos entrás a mi casa y yo tengo a mi familia, mi familia está primero antes que el que entra“, insistió el Secretario General de la Unión Ferroviaria Sección Oeste.

“¿Tenes armas?“, lo interrogó Novaresio. “Si pero no viene al caso. A lo que me refiero es que cualquier tipo normal va a defender a su familia“, se defendió Sobrero.

Entonces Novaresio buscó sacarlo del pantano en el que se había metido al opinar de un tema sensible y lo acompañó en la idea. “Se llama legitima defensa“, dijo el periodista. “Me importa tres cominos porque yo digo lo que pienso“, dijo distendido el gremialista.

COMENTARIOS