Psicología

Comerse las uñas: qué hay detrás de esto y otros vicios

Qué pasa cuando se convierte en un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo que provoca autolesiones físicas

lunes 25 de marzo de 2019 - 7:14 am

Se calcula que alrededor del 3% de la población sufre algún tipo de conducta repetitiva orientada o centrada en el cuerpo, un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo que provoca autolesiones físicas.

Las más habituales son la tricotilomanía -tirarse del pelo-, la onicofagia -morderse las uñas- y la dermatilomanía -pellizcarse la piel-. Aunque son comportamientos habituales en los mamíferos, dejan de serlo cuando se pierde el control sobre ellas

La onicofagia -morderse las uñas- es la más común, pudiendo llegar al 60% de la población en determinados grupos de edad, seguida por la excoriación -irritaciones cutáneas por rozamiento-, que puede llegar al 5%, y la tricotilomanía, que roza el 3%.

Las causas

Cada vez que la persona siente tensión o emociones negativas, recurre a alguna de estas conductas para tratar de controlarlo, sin éxito. Suelen servir para aliviar a corto plazo el malestar o la tensión emocional que pueda estar sintiendo pero, a largo plazo, lo único que hace es aumentarlo

Generalmente, estas conductas se producen de forma concomitante a un trastorno emocional como el estrés, la ansiedad o la depresión.

Dependiendo del caso, puede aplicarse un tratamiento farmacológico, una terapia cognitivo-conductual o ambas. Mientras el primero mitiga los síntomas del trastorno emocional, la psicoterapia ayuda a que la persona incorpore comportamientos alternativos ante la urgencia que siente de autolesionarse y aprenda a gestionar la tensión y las emociones negativas

Fuente: Vida Sana

COMENTARIOS