Salud

Seis problemas frecuentes de sueño y cómo solucionarlos

Cómo descansar adecuadamente y sin interrupciones

sábado 23 de marzo de 2019 - 7:23 am

Los problemas de sueño son irritantes y alteran completamente tu ritmo habitual. Estos son los más comunes y cómo tratarlos.

1. Dificultad para conciliar el sueño

Por empezar, no hay que consumir ninguna bebida que tenga efectos estimulantes antes de acostarte. Nada de café, Coca Cola, té negro, té chai, o bebidas energéticas. En cambio, un té verde o uno de hierbas pueden ser una buena opción.

Apagá las pantallas al menos una hora antes de irte a dormir. Usá el último momento del día para otras actividades: leer, escribir un diario de tu día o meditar. Hacelo con las luces bajas, recordándole a tu cuerpo que ya es de noche y es hora de dormir.

Podés realizar algunos ejercicios de relajación y respiración antes de acostarte y mientras estás en la cama.

2. Te despertás por las noches

Hay personas que no tienen problemas para conciliar el sueño, pero luego se despiertan constantemente por las noches. Esto puede ocurrir por varios motivos.

Utilizar demasiadas pantallas y consumir bebidas estimulantes puede tener también este efecto, por lo que valen las mismas recomendaciones que en el punto anterior.

El consumo de alcohol es otra de las causas más comunes de este problema, pues altera el equilibrio hídrico y la fase larga del sueño.

La temperatura de la habitación es otro factor muy importante. En condiciones óptimas, debería ser entre 20 y 22°.

3. Dolor de espalda

Si te duele la espalda al dormir, lo más probable es que necesites un colchón más duro. Lo importante en todos los casos es mantener la curvatura natural de la espalda.

Una forma eficiente de hacerlo es dormir boca arriba, con una almohada debajo de las piernas, lo que restablecerá la curva de la columna y reducirá la tensión de los tendones. Si aún sentís que falta un apoyo adicional, probá poniendo una toalla enrollada debajo de tu cintura.

Si preferís dormir boca abajo, pon una almohada pequeña debajo de la pelvis. Esto permitirá que la espalda baja no se arquee más de lo normal. En cambio, si eres de los que duermen de costado, lo mejor es que adoptes una posición fetal.

4. Dolor de cuello

Lo más importante es buscar la posición adecuada para dormir, y eso involucra a la almohada. Por empezar, nunca se recomiendan de más de 15 cm. de alto, especialmente si dormís de costado. Eso hará que tu cuello tome una curvatura antinatural por las noches.

Si te duele mucho, lo mejor es que duermas boca arriba, teniendo la almohada correcta (una ortopédica va muy bien) y agregues una pequeña almohada debajo de cada brazo. De este modo tendrás la posición adecuada y no te dolerá el cuello al dormir.

5. Calambres

Cuando estos son demasiado recurrentes conviene recurrir a un médico, puesto que pueden suceder por enfermedades, problemas con el sistema nervioso o falta de microelementos.

Pero generalmente, aparecen de a “rachas” y se relacionan con el estilo de vida: actividad física excesiva, agotamiento muscular, estrés y trabajo sedentario.

Para prevenirlos es importante hacer estiramientos musculares, sobre todo en las piernas, donde se producen generalmente. Hacer yoga es una buena idea. También recurrir a masajes.

6. No podés despertarte

Puede ser signo de que no estás descansando bien. Es importante que respetes los ciclos de sueños. Si bien cada persona es distinta, generalmente un ciclo de sueño completo dura 90 minutos. Por lo que, para que te resulte más fácil despertarte, deberías abrir los ojos en un múltiplo de ese número.

A su vez, lo ideal es dormir al menos 8 horas diarias. Finalmente, el hábito puede ayudarte a despertar. Si no tenés que entrar al trabajo siempre a la misma hora, de todos modos intentá poner el despertador a horarios similares. Eso ayudará a que tu cuerpo se acostumbre y resulte más fácil.

Fuente: La Bioguía

COMENTARIOS