Alimentación

Qué sucede con los alimentos luego de la fecha de vencimiento

Cuáles se pueden consumir y cuáles deben descartarse

jueves 21 de marzo de 2019 - 7:31 am

Existen una gran cantidad de alimentos que pueden consumirse tranquilamente aunque estén pasados de fecha algunos días, semanas o incluso meses. Básicamente, en su gran mayoría son aquellos productos alimenticios que poseen lo que se conoce como fecha de consumo preferente, y no de caducidad.

Por otro lado, están otros sobre los que tenemos que tener especial cuidado. Son, en su mayoría, aquellos que por lo general tienen una determinada fecha de caducidad, pero una vez pasado de fecha pueden convertirse en un peligro para la salud, especialmente si se trata de uno perecedero. Por tanto, debemos prestar  atención a alimentos como las carnes y pescados frescos, lácteos, huevos y verduras.

En el caso particular de las carnes y pescados frescos comprados en la pescadería o en la carnicería, como no llevan una fecha de caducidad impresa, debemos tener cierta precaución y consumirlos siempre antes de dos días en el caso del pescado, y tres en el caso de la carne.

No ocurre lo mismo con los alimentos que poseen una fecha de consumo preferente. Esta fecha indica el tiempo en el que el producto alimenticio conservará bien sus diferentes cualidades organolépticas (esto es, olor, textura, sabor, etc.), por lo que pasado de ese día su consumo no supondrá un riesgo para la salud. Solo podría ocurrir que sus propiedades se encuentren alteradas, y su textura o sabor hayan cambiado un poco.

Debemos diferenciar entre los que poseen una fecha de caducidad y los que tienen una fecha de consumo preferente. Así, si existe una fecha de caducidad debe respetarse siempre, y desechar el alimento cuando ésta se haya cumplido. Mientras que, en el caso de consumo preferente, sirven aunque hayan pasado días o algunas semanas.

¿Cuáles son esos alimentos?

Yogures: Dado que los fermentos vivos presentes en la composición del yogur actúan y lo acidifican, si han estado bien refrigerados su consumo después de la fecha no es peligroso. Solo puede ocurrir que de sabor estén algo más ácidos.

Mermeladas y conservas: Por su elevado contenido en azúcar, no es tan fácil el crecimiento de patógenos en ellas, especialmente si se mantienen bien conservadas. Las mermeladas de frutas suelen durar entre 3 a 6 meses, y las conservas pueden llegar hasta el año.

Miel: Ocurre lo mismo que con la mermelada. Por su elevado contenido en azúcar, suele mantenerse en perfecto estado aunque pasen meses sin haberla consumido. Solo puede ocurrir que se haya cristalizado. Esto no significa que esté en mal estado. Para devolverla a su estado líquido solo hay que introducir el frasco (siempre que sea de cristal) en el horno unos pocos minutos, o calentarla al baño maría.

Conservas de pescado: Siempre que se encuentren bien almacenadas, pueden consumirse con seguridad.

Otros alimentos: Pastas secas, legumbres, frutos secos, snacks, galletas, y refrescos. Siempre y cuando el almacenamiento sea el adecuado

Alimentos que no caducan

Aunque el sabor o el aroma pueden empeorar o cambiar cuando se ha pasado la fecha de consumo preferente, existen otros que no caducan nunca. Es el caso de la sal de cocina, azúcar, vinagre, bebidas alcohólicas y productos de confitería.

Fuente: Natursan

COMENTARIOS