Política

Cambiemos busca prohibir que sus funcionarios sean dirigentes de fútbol

Sólo integrantes de los tres poderes del Estado quedarán vedados de participar con voz y voto en instituciones asociadas a la AFA

martes 19 de marzo de 2019 - 7:50 am

La Cámara de Diputados retornará este martes el debate de una ley para combatir la violencia en el fútbol que por pedido de Elisa Carrió incluirá la prohibición para que funcionarios y legisladores nacionales sean dirigentes de clubes de la AFA.

El reclamo de la chaqueña fue más amplio: en diciembre, propuso en el recinto vedar a funcionarios de cualquier rango de pisar un club o asociación de fútbol local e internacional.

Según indica La Política Online, el pedido chocó con el peronismo federal, que salió en defensa de funcionarios con participación en clubes chicos de las provincias, pero también con compañeros del interbloque Cambiemos cercanos a directivos de instituciones de renombre.

Como quedó redactado el borrador, que comenzará a debatirse en las Comisiones de Legislación Penal y Deportes, sólo integrantes de los tres poderes del Estado quedarán vedados de participar con voz y voto en instituciones asociadas a la AFA.

Una de las primeras víctimas es el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco, vocal de River Plate y de tensa relación con Patricia Bullrich, que habilitó el texto para dejarlo afuera del club presidido por Rodolfo D’onofrio. Mientras que no se alteraría la Comisión Directiva de Boca Juniors, porque todos los funcionarios macristas que la integran son de Provincia o Ciudad.

Son los casos del vocal titular y ministro de Justicia bonaerense Gustavo Ferrari y de Christian Gribaudo, secretario general y el preferido de Daniel Angelici para sustituirlo en diciembre. También es presidente del Instituto de Previsión Social de la provincia de Buenos Aires, la caja jubilatoria más voluminosa del país después de Anses.

El presidente de la asamblea de socios de Boca es Francisco Quintana, vicepresidente primero de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y con pretensiones de integrar el Poder Ejecutivo nacional si Mauricio Macri es reelecto. Llegado el caso, si la ley antibarras se sanciona con el borrador que circuló estos días, debería elegir entre la Casa Rosada o el club de la Rivera.

COMENTARIOS