Malos negocios

El mal momento de Pata Villanueva: Endeudada tras heredar una fortuna

Tiene una deuda que alcanzaría los 150 mil pesos y ya le habrían trabado un embargo sobre el departamento que puso como garantía del contrato de alquiler de un bar. Los propietarios están dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias

jueves 10 de abril de 2014 - 6:02 am

La vida le cambió por completo a Pata Villanueva, quien a partir 2010 cuando su último marido falleció como consecuencia de un cáncer y la ex del Conejo Tarantini heredó una importante suma de dinero que la puso en una posición económica de privilegio.

Por ese entonces, la noticia de “Pata Villanueva, la nueva millonaria”, daba vuelta por los medios de comunicación, más allá del dolor que le significó la desaparición física de su último amor.

Pata encontró al amor de su vida en 1994: se llamaba Martín Dernt y era dueño de una cadena de joyerías con base en México.

Estuvieron 15 años juntos, radicados en Cancún. En diciembre de 2009, durante un viaje a París, Dernt cayó en la bañera del hotel: “Nos fuimos a pasar Navidad allá. En el hospital lo atendieron de las tres costillas que se había roto.

También le descubrieron un cáncer de páncreas”, contaba Pata.

En enero de 2010, al millonario no le daban chances de vida, hasta que Pata confirmaba que el cáncer había quedado atrás y que no tenía nada. Pero el cáncer volvió y su marido falleció a los 58 años, el 16 de mayo de este año.

Luego de este momento terriblemente doloroso, la ex vedette heredó la fortuna de su ex marido y, debido a esto, consoló el dolor con un viaje de un mes a Miami, donde visitó a una de sus mejores amigas Paula Domínguez, ex modelo.

Más tarde, Pata emprendió un negocio gastronómico en Buenos Aires y alquiló el Bar Antro, donde pasaron infinidad de famosos. Cierto es que ahora, la cosa no va bien y Villanueva tiene una deuda que alcanzaría los 150 mil pesos y ya le habría trabado un embargo sobre el departamento que puso como garantía del contrato. Los propietarios están dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias

COMENTARIOS