Política

El pasado empresario de Grabois: empleados en la calle y sin indemnizaciones, deudas y quiebra

En 2006 el actual sindicalista se sumó como director suplente a la empresa Escala Sur, que un año después recibió un pedido de quiebra por deudas acumuladas con AFIP, por falta de aportes patronales y por exigencias de empleados a los que había echado sin pagar indemnizaciones

lunes 18 de marzo de 2019 - 3:30 pm

El líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, tuvo un pasado como empresario que pocos conocían hasta el momento. El sitio Eliminando Variables reveló que en 2006 una empresa denominada Escala Sur se inscribió en el país y lo tuvo como director suplente.

Anteriormente, Grabois había trabajado en España para esa compañía de telemarketing. Según su versión, tras un tiempo de estar trabajando allí en Europa atendiendo llamados para esta empresa regresó al país y se desvinculó de la misma.

Sin embargo, este fin de semana, el sitio Eliminando Variables publicó un artículo firmado por el periodista de investigación Ignacio Montes de Oca donde revelan que la compañía abrió en 2003 una sede en la Argentina que lo tuvo como director suplente al ahora líder sindical. En 2003, Escala Sur tuvo a Alexander Knudtzon Torpp Tejil como dueño de la compañía, según se desprende del acta de constitución.

Grabois recién se sumaría formalmente como director suplente en 2006 de la sucursal de Escala Sur en Buenos Aires, según indica el acta del 9 de febrero de ese año. En esa misma acta, se exponen otros cambios dentro de la sociedad: Knudtzon Tropp pasa a ser vicepresidente y su esposa, Gretel Schroeder, es nombrada presidente de la compañía.

Pero las cosas no anduvieron como sus dueños esperaban, ya que en 2007 la compañía recibió un pedido de quiebra por acumular todo tipo de deudas con empleados y con organismos estatales, además de denuncias por dejar a sus empleados en la calle sin recibir indemnizaciones.

Según explica el sitio Eliminando Variables, “la calidad de evasores impositivos queda en evidencia en el pedido de quiebra que presentó en 2007 el proveedor César Ramírez por una deuda de $20.000 que nunca le fue pagada por los operadores del call center. Concedida la quiebra, el síndico Oscar Schapiro procedió a revisar las cuentas y descubrió que los directivos de Escala Sur tenían una deuda pendiente por evasión de pagos previsionales y otra por haber dejado a sus empleados en la calle sin haberles pagado ni salarios ni las indemnizaciones correspondientes”.

La lista de deudas

En total, los ex empleados pedían unos $60.000 por haberlos dejado en la calle sin pagarles las resarcimientos ni sueldos atrasados. A continuación, uno por uno, los empleados que exigían cobrar indemnizaciones y salarios impagos.

Elizabeth Garnica: reclamo por $ 9.046,53 de salarios e indemnizaciones

Noelia Vanina Mazzone: reclamo por $ 24.133,78 de salarios e indemnizaciones.

Daniel Domingo Penas: reclamo era por $ 15.710,78 de indemnización.

Graciela Petrone: reclamo por $ 9.549,50 de indemnización.

Maria Torres Reyan por 9.426,98 de indemnización.

Horacio David Riccio por $ 8.297,20 de indemnización.

El titular de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois

Otro de los acreedores es la aseguradora de trabajo Consolidar ART, que reclamaba poco más de 10.000 pesos. También adeudaban a la Obra Social del Personal de Dirección de Acción Social de Empresarios por aportes no realizados, que sumando intereses llegaba a una cifra de $ 472,94.

La lista sigue. La prepaga OSDE pedía $1,414,89 y la Obra Social de Comisarios Navales otros $501,84 por aportes retenidos.

Pero la deuda mayor era la reclamada por la AFIP, que expuso una deuda por $122.333 correspondientes al pago de Ingresos Brutos y aportes jubilatorios, además de las multas que habían establecido oportunamente. En total, sumando penalidades e intereses los directivos de Escala Sur SA le quedaron debiendo a la AFIP un total de $ 195.242,25 .

Escala Sur cerró definitivamente cuando el juez Héctor Vitale decretó la quiebra de la empresa el 11 de julio de 2007.

COMENTARIOS