Masacre en Nueva Zelanda

Supremacista, admirador de Trump y antiinmigrante: el perfil del terrorista de Nueva Zelanda

Brenton Tarrant, de 28 años, publicó en la red social Twitter un "manifiesto" en el que explicó los motivos racistas del ataque terrorista.

viernes 15 de marzo de 2019 - 8:21 am

Antes del sangriento ataque a la mezquita Al Noor de la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda, el australiano Brenton Tarrant, de 28 años, publicó en la red social Twitter un “manifiesto” en el que explicaba los motivos racistas del ataque terrorista. En el texto, el hombre contó que nació de “clase trabajadora, familia de bajos ingresos” y que “decidió tomar una posición para asegurar un futuro para mi gente”.

Tarrant, que se describe a sí mismo como “solo un hombre blanco normal”, dijo que era partidario del presidente estadounidense Donald Trump, a quien define como un “símbolo de la identidad blanca renovada y el propósito común”. “Mis padres son de origen escocés, irlandés e inglés. “Tuve una infancia regular, sin grandes problemas”, escribió.

En su manifiesto, Tarrant dice que el ataque lo perpetra inspirado por otros tiradores, incluido Anders Breivik, quien mató a 77 personas en Oslo, Noruega, en 2011. Dijo que no le gustaban los musulmanes y odiaba a los que se habían convertido a esa religión, llamándolos “traidores de sangre”.

A su vez, dijo que su intención original era atacar una mezquita en Dunedin, al sur de Christchurch, después de ver un video en Facebook. “Pero después de visitar las mezquitas en Christchurch y Linwood y ver la profanación de la iglesia que se había convertido en una mezquita en Ashburton, mis planes cambiaron”, escribió. “Las mezquitas de Christchurch y Linwood tenían muchos más invasores”.

Tarrant afirmó también que había estado planeando un ataque por hasta dos años y se decidió por Christchurch hace tres meses, motivado por la venganza de la muerte de la niña sueca Ebba Akerlund, quien que murió en un ataque terrorista en Estocolmo en abril de 2017. El hombre dijo que llevó a cabo la masacre para “reducir directamente las tasas de inmigración a las tierras europeas”.

“Debemos garantizar la existencia de nuestra gente y un futuro para los niños blancos”, manifestó Tarrant, quien agregó que el tiroteo sería un “acto de venganza contra los invasores por los cientos de miles de muertes causadas por invasores extranjeros en tierras europeas a lo largo de la historia”.

“Por la esclavitud de millones de europeos sacados de sus tierras por los esclavistas islámicos…por las miles de vidas europeas perdidas por los ataques terroristas en todas las tierras europeas”, dijo escribió el hombre que mató este viernes a 41 personas.

COMENTARIOS