Alimentación

Seis motivos por los que puede fallar una dieta

Algunos obstáculos que boicotean nuestro objetivo

martes 19 de marzo de 2019 - 7:04 am

Las dietas tienen fama de ser exigentes pero cumplidoras. Y si bien esto puede ser muy cierto, este tipo de patrones de alimentación también tienen un porcentaje alto de fracaso, y pueden dejar secuelas en nuestra salud.

Estas son algunas de las razones de esto y los tips para un descenso de peso que pueda sostenerse en el tiempo sin deteriorar tu organismo

El cerebro no reconoce las dietas

Necesita recibir energía, por lo que si alguna caloría ingresa en el sistema, será gastada naturalmente. En caso de que no reciba la energía suficiente (lo que puede suceder con algunas dietas), se dará un mecanismo llamado psiconeurohormonal, que limita la pérdida de peso y promueve el “rebote”.

Nuestro cuerpo puede resistirse

Debido a nuestras costumbres alimenticias, nuestro cerebro genera una especie “código de barras” en el que se incluye todo lo que nos gusta y estamos acostumbrados a comer. Cuando nos imponemos dietas que se oponen a eso, el cuerpo reacciona negativamente.

Es común que las personas dejen las dietas porque no las toleran más, porque son cambios demasiado exigentes para un periodo muy corto de tiempo.

Reduce niveles de leptina

Vivir en una dieta estricta que se supone nos hará perder peso rápidamente puede disminuir los niveles de leptina, hormona que ayuda a adelgazar reduciendo el hambre y elevando el gasto calórico. Como resultado, sentimos más hambre porque nuestro cuerpo necesita reponer la energía que no gana.

Trastornos alimenticios

Las personas que se imponen una dieta frecuentemente son ocho veces más capaces de desarrollar trastornos alimentarios, lo que deteriora su estado mental y físico.

Patologías a la vista

Perder y ganar peso sucesivamente, algo que sucede con frecuencia en personas que realizan dietas estrictas alternativamente, se asocia más a más patologías que el sobrepeso estable. Es decir, tener un sobrepeso que se mantiene en el tiempo es más saludable que perder y ganar peso por “temporadas” entre una dieta estricta y otra.

Necesidades básicas

Los humanos necesitamos una dosis diaria de calorías, nutrientes y placer. Las dietas estrictas generan una cantidad notablemente baja de placer (de hecho, con frecuencia generan ansiedad y otros sentimientos desagradables que deterioran nuestro estado mental). Esto puede llevar a una persona a abandonarla.

Fuente: La Bioguía / Clarín

COMENTARIOS