Política

Los radicales molestos analizan presentar a Lousteau en una interna contra Macri

Podrían tomar la decisión en la convención del partido, a realizarse el mes de mayo en Jujuy. En silencio, acusan un destrato del PRO

martes 12 de marzo de 2019 - 10:18 am

Desde el comienzo de la alianza Cambiemos, se sabía que las relaciones entre el PRO y los radicales sería tensa. Bien sabido es que los radicales aportaron estructura nacional a una coalición que hasta el momento tenía su epicentro en la Ciudad de Buenos Aires, pero en la correlación de fuerzas, fue el partido de Mauricio Macri el que hegemonizó la mesa chica del Gobierno.

Las políticas de la gestión Macri fueron centrales para comenzar a sublevar a la tropa del partido centenario. Si bien comenzaron siendo críticas “al interior”, pronto pasaron a ser grietas sustanciales y, ahora, ya se cuelan en importantes dirigentes de la UCR.

El motivo de la enemistad es predecible: los dirigentes radicales se sienten destratados por el PRO y además no llegan a puntos de consensos. Parecen tener formas muy distintas de hacer política. En este marco, la semana pasada se reunieron los tres gobernadores radicales –Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes)– con otros correligionarios de peso para bajar las tensiones internas de Cambiemos y dar un mensaje de unidad y continuidad.

Sin embargo, desde el PRO se quejaron porque en el comunicado que emitieron los radicales pidieron una revisión de la política de tarifas.

La situación en las provincias es otro de los temas. Por tener anclaje en el territorio nacional, en casi todos los distritos del interior, los candidatos a gobernador serán radicales. Por anclaje pero también por faltas de alternativas del PRO, que no supo construir candidatos provinciales.

Sin embargo, a la hora de tejer alianzas, cuando se acerca la fecha de elecciones las autoridades nacionales sondean también con los gobernadores opositores con quienes tienen más diálogo en detrimento de las figuras propias.

Ese fue el caso de Neuquén, en donde con tal de evitar que gane el candidato kirchnerista se imploró por una victoria del MPN. “Pechi” Quiroga, la carta de Cambiemos, quedó relegado y mermó su caudal electoral. Caso similar es Entre Ríos: al no haber un candidato que pudiera hacerle sombra a Gustavo Bordet, le dieron el lugar al radicalismo para que encabece Atilio Benedetti.

Esta situación hace que los radicales descontentos no descarten un candidato propio para las elecciones presidenciales. Si bien nadie se anima a arrojar la primera piedra, la gran carta es Martín Lousteau, quien podría ser el candidato radical que compita contra Macri en las internas.

Los radicales reconocen que el aparato de campaña del PRO es efectivo, pero señalan falencias evidentes por fuera del período electoral. Y además están cansados del destrato.

COMENTARIOS