Psicología

Cómo funciona la superstición

Qué ocurre con estas creencias que llevan acompañando a la humanidad desde que tenemos conciencia

jueves 14 de marzo de 2019 - 7:49 am

La psicología de la superstición lleva acompañando a la humanidad desde que tenemos conciencia. Siempre han existido conductas supersticiosas. De hecho, cada cultura tiene las suyas propias.

A pesar de que no hay argumento lógico ni científico que las sostenga, aquellas personas que realmente tienen estas creencias tienden a condicionar su vida en base a ellas. En algunos casos pueden ser pequeños gestos de escasa importancia, pero en otros pueden llegar a ser verdaderos rituales encadenados.

La superstición es la creencia en una asociación sin que existan argumentos consensuados que la sostengan. Normalmente trata de acercar la buena suerte o alejar la mala. Puede llegar a ser un problema cuando alcanza ciertos niveles:

– Se puede llegar a depender de un objeto o amuleto hasta el punto de no sentirse seguro sin él.

– La superstición nubla el pensamiento y lo orienta hacia la creencia de ciencias o métodos con baja fiabilidad. Por ejemplo, el horóscopo.

– Nuestro rendimiento puede verse afectado en caso de no haber realizado determinados rituales.

Todo esto eleva los niveles de ansiedad y merma la confianza en nuestras capacidades. Depender a tal punto de un objeto o conducta infravalora la habilidad que tenemos para lograr las cosas por nosotros mismos. Es una forma sutil de quitarnos mérito y desviarlo a algo que no lo tiene.

La mejor manera de luchar contra esto es haciendo uso del poder de nuestra mente. Adquirir una actitud crítica frente a las asociaciones que establecemos y con las que funcionamos. Exponerse a situaciones en las que uno pueda sentirse indefenso por no portar sus amuletos es una buena manera de mitigar la ansiedad que genera.

Al final la superstición no es más que una creencia y no una ley de la naturaleza. Por eso también es importante aprender a controlar la ansiedad, no solamente para casos de superstición, sino también para la vida en general.

Fuente: La mente es maravillosa

COMENTARIOS