Política

"Escuché a los médicos que interrumpieron el embarazo en Tucumán y casi me pongo a llorar"

El secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, se mostró sensibilizado y conmovido por el caso de la nena de 11 años sometida a una cesárea de urgencia en Tucumán. Considero a su vez que se trató de una "segunda victimización"

jueves 28 de febrero de 2019 - 11:36 am

El secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, se mostró notablemente afectado y conmovido por el caso de la nena de 11 años a la que sometieron a una cesárea de urgencia en Tucumán tras haber quedado embarazada producto de una violación. "Esto no debe pasar. No hay muchas palabras para definirlo más que es una situación terrible, un horror", dijo el funcionario.

A pesar de haber sufrido una violación y de que su embarazo era de "alto riesgo obstétrico", la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) -contemplada en el Código Penal desde 1921 para estos casos y ratificada por el fallo FAL de la Corte en 2012- se dilató un mes y debió ser sometida a una microcesárea en la que nació una beba prematura con muy bajas chances de sobrevivir sin secuelas.

"Esto no debió haber ocurrido nunca", señaló el funcionario en diálogo con Luis Nobaresio, en Radio La Red. "No se debe judicializar y se debe asegurar la privacidad y la confidencialidad para que no tengan estos casos la repercusión mediática y social que están teniendo", sumó. Y subrayó: "No hay absolutamente ninguna duda que esta chiquita está comprendida dentro de todas las causales de la interrupción legal del embarazo (ILE)". En ese sentido, denunció que lo que pasó con la nena fue una "segunda victimización".

"Sinceramente ayer escuchaba en una nota a los médicos que hicieron la interrupción del embarazo y la verdad que casi me pongo a llorar, porque yo entiendo como médico cuál es la situación que han enfrentado", expresó Rubinstein en referencia al relato de la ginecóloga Cecilia Ousset, que participó de la cesárea junto a su marido José Gigena, a pesar de ser objetora de conciencia porque ningún profesional del hospital o del servicio público de salud quería hacer la intervención.

Sobre los médicos que se negaron a participar dijo que "la objeción de conciencia es absolutamente atendible", pero, aclaró: "Lo que no puede ocurrir es que en una institución pública no haya ningún profesional que pueda realizar una práctica que además está autorizada por la ley".

La ministra de Salud tucumana, en tanto, brindó ayer una conferencia de prensa donde aseguró que la niña y su familia solicitaron la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) recién el lunes 25 de febrero: "Escuchamos mucho a la niña y a la madre, está todo documentado, nunca obstaculizamos nada".

COMENTARIOS